La capital está sin contador general desde hace tres meses

Concejales exigen explicaciones a Amaya. Patricia Beltrán de Salido solicitó una licencia luego de que se desplazara a sus principales colaboradores. La funcionaria debería reintegrarse el miércoles.
Hace casi tres meses que no cumple funciones. A mediados de junio se tomó una licencia por razones de salud. El permiso médico vence el miércoles, pero nadie puede asegurar que la contadora General de la Municipalidad de la capital, Patricia Beltrán de Salido, volverá al cargo en esta semana.

De hecho, la funcionaria podría recibir una extensión de la licencia por recomendación médica, según trascendió de fuentes oficiales. Lo más curioso del alejamiento temporario de la contadora es que se retiró de la función pública luego de una seguidilla de desplazamientos de sus principales colaboradores.

A mediados de junio, el intendente, Domingo Amaya, ordenó la remoción de tres funcionarios de la contaduría. Se desplazó del cargo a la Jefa del Departamento de Contabilidad y a los jefes del Departamento Patrimonial y del Departamento Responsables y Mantenimiento Interno de la Contaduría General y, finalmente, se dispuso el cese de la jefa del Departamento de Auditoría Fiscal de la Contaduría General.

Beltrán de Salido es la máxima autoridad de un área clave en el control del gasto de la gestión amayista. Toda la documentación que tiene incidencia en el manejo de los fondos públicos debe pasar por sus manos. Incluso, su rol es tan importante que la designación se hace por concurso de antecedentes y oposición, con aprobación del Concejo Deliberante.

Durante todo este tiempo, los expedientes fueron firmados por el subcontador Osvaldo Armando Varela. Sin embargo, esa situación generó inquietud en el Concejo Deliberante. El titular de la comisión de Hacienda, José Franco (PJ), admitió que cada vez surgen más especulaciones en torno del caso, pero resaltó que oficialmente no se conocen cuáles fueron las circunstancias del cese provisorio en las funciones de la contadora Beltrán de Salido. "Ella tiene que definir su situación. No sabemos el tenor de la licencia que tomó. Ni siquiera conocemos si se trata de una licencia médica o de descanso anual", dijo el edil oficialista.

El radical José Luis Avignone, por su parte, remarcó que no hay ningún decreto de la intendencia por el cual se le otorga una licencia a la funcionaria. "Al dirigirme a la Dirección de Recursos Humanos, el titular de esa repartición me contestó que la contadora tenía notas médicas por razones de salud y que los certificados están en esa repartición", dijo. Avignone resaltó que al intendente Amaya le corresponde emitir un decreto, porque se trata de una funcionaria. "No se puede equiparar su situación con las mismas prerrogativas del empleado municipal, dado que ella es designada con acuerdo del Concejo y puede ser removida únicamente con los dos tercios de los votos. Es una funcionaria, no una empleada", insistió.

El concejal Claudio Viña (FR) consideró que el órgano de control está en peligro. "Es probable que desde la intendencia nadie diga nada o bien que respondan con evasivas, mientras tanto pasan los libramientos que representan millones de pesos de todos los vecinos", afirmó. Viña anunció que solicitará la presencia del secretario de Hacienda del municipio, Silvio Bellomío, en el recinto para que exponga su posición. "Resulta impresentable que el controlado, en este caso el Departamento Ejecutivo, meta mano en el órgano que debe controlarlo", advirtió el republicano.

Comentá la nota