Capital español con custodia local

La oposición de centroderecha cuestionó la "intromisión" del Estado "en asuntos privados", como calificó al servicio de telecomunicaciones ayer la bancada del Pro. El radicalismo culpó al Gobierno por la concentración de mercado.
"La ley de Defensa de la Competencia no es neutra, no deja espacio para que el mercado resuelva por sí solo los conflictos. Se mete de lleno en las organizaciones, no es una normativa que tenga límites para involucrarse en la vida interna de las empresas. En este sentido, creemos que Telefónica de España controla Telecom Italia y por ende a Telecom Argentina. Nuestras resoluciones están dictadas para que los accionistas mayoritarios (hasta hace una semana los italianos) no hagan daño a la competencia." Con estas palabras, el vicepresidente de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC), Humberto Guardia Mendonca, justificó el accionar del organismo frente a las críticas de los diputados de la oposición durante su exposición en la Comisión de Comunicaciones. Desde el PRO cuestionaron la intromisión del Estado en "los asuntos privados", mientras que la UCR aseveró que actualmente existe concentración en el mercado de las telecomunicaciones por "la inacción del propio Gobierno". La CNDC recibió críticas por derecha y por izquierda.

A dos semanas del cierre de las listas para las elecciones de junio, la actividad parlamentaria es casi nula. Sin embargo, ayer sesionó la Comisión de Comunicaciones de la Cámara de Diputados, que preside Manuel Baladrón (FPV), para analizar la concentración económica en el mercado local de las telecomunicaciones, luego de que Telefónica de España adquiriera, a través de una empresa puente, el control de Telecom Italia. "Desde hace dos años venimos investigando esta operación. Por lo tanto, afirmamos que la compra que se realizó en el exterior tiene consecuencias en la Argentina", abrió la discusión Guardia Mendonca, para justificar el accionar de la CNDC.

El primer opositor en tomar la palabra fue Federico Pinedo (PRO), seguido por la radical Silvana Giudici y Fernando Iglesias, de la Coalición Cívica. Los legisladores criticaron tanto por derecha como por izquierda.

–Hay dos cuestiones a tener en cuenta, que van en paralelo. Primero, ¿por qué la compra de acciones que hace Telefónica sobre una empresa puente que tiene participación en Telecom implica una concentración económica? Y segundo, ¿por qué el Estado decide meterse en un conflicto privado? –-disparó Pinedo, acentuando la palabra "privado".

–En nuestra resolución 04/2009 ya dijimos que Telefónica nombró directores dentro de Telecom (de hecho, César Alierta, número uno de Telefónica de España, se autodesignó en el directorio de la italiana hace dos años). Nuestra última resolución fue para evitar que se produjeran cambios accionarios y nombramientos de directores que pudieran modificar el expediente que estamos investigando. Impedimos que Telecom Italia ejerza sus derechos políticos para poder continuar con nuestra investigación –respondió el vicepresidente de la CNDC.

Pinedo, no contento con esta respuesta, retrucó:

–¿Pero cuál fue el sentido de intervenir? En el mundo, si hay concentración, los Estados obligan a desinvertir.

–La inhibición para ejercer sus derechos políticos no le impide a Telecom Italia vender sus acciones (lo que se impidió fue el avance de los italianos sobre el Grupo Werthein) –agregó Guardia Mendonca.

La semana pasada, los directivos de la compañía italiana dejaron trascender que querían vender sus acciones a un grupo brasileño. Por otro lado, varios directores de operaciones de la filial local que responden a Telecom Italia dejaron el país para ejercer sus funciones desde el Viejo Continente. "Según el artículo 13 de la Ley de Defensa de la Competencia, deberemos resolver si aceptamos la concentración, si solicitamos una desinversión o si la rechazamos totalmente", enfatizó el funcionario.

–Entre las tres opciones, ¿cuál tiene más posibilidades de concretarse? –-le preguntó Página/12 el vicepresidente de la CNDC.

–Es una operación muy difícil. Hay que analizar la situación que menos afecte la competencia –respondió el funcionario.

Sin embargo, un asesor de la Comisión, especialista en telecomunciaciones, fue más preciso. "En Argentina se buscará una salida elegante. Telecom Italia se va a retirar y probablemente venga otro inversor argentino. Creo que los profesionales locales tienen la capacidad para hacerse cargo de la gestión técnica de la empresa", aseveró a este diario.

La otra crítica al Gobierno vino desde el radicalismo. La legisladora Silvana Giudici cuestionó –por izquierda– al funcionario de la CNDC. Según la legisladora, el Gobierno "no hizo nada en los últimos seis años para democratizar el mercado de las telecomunicaciones". De hecho, los últimos dos secretarios de Comunicaciones, Guillermo Moreno y el actual, Lisandro Salas, no avanzaron sobre las cuestiones técnicas que actualmente les otorgan poder económico a Telecom y Telefónica, los dos virtuales competidores del mercado.

Comentá la nota