Capital, donde más erradicaron y Chimbas, donde más recibieron

El balance del plan de erradicación de villas que está vigente desde julio 2005 arroja que el departamento en donde más erradicaron villas es Capital, mientras que Chimbas es donde más barrios de este programa -que seguirá este año- se construyeron. En tres años y medio, 3.452 familias de escasos recursos tuvieron una solución habitacional con este plan que la gestión giojista toma como insigne.
Según un informe elaborado en base a datos del IPV, en el ranking de villas erradicadas, Capital va al frente con 22 asentamientos removidos, seguido por Chimbas (10), Rivadavia (9), Pocito (4), Santa Lucía y Rawson (3 cada uno) y Caucete (2).

Por su parte, en Chimbas se construyeron 21 de los 49 barrios (42,8%), construidos casi en su totalidad con el Plan Federal I, que fueron destinados a las familias que vivían en los asentamientos. Le siguen Rawson con 8 barrios, Rivadavia con 6, Pocito y Caucete con 4 cada uno y Santa Lucía y Capital con 4 cada uno.

Haciendo una lectura de los datos de cada departamento comparado consigo mismo, Rawson casi triplica el número de barrios para el traslado de villas construidos respecto de los asentamientos erradicados (de 3 a 8), Caucete y Chimbas duplican (de 2 a 4 y de 10 a 21, respectivamente), Santa Lucía y Pocito quedan igual (con 3 y 4, respectivamente) y Rivadavia y Capital bajan (de 9 a 6 y de 22 a 3, respectivamente). Se ve así una tendencia a "limpiar" de asentamientos las zonas residenciales que son estas dos últimas, mientras que el primer grupo de departamentos recibió más familias de las ex villas que las villas que les sacaron. En los terrenos libres tras tirar los ranchos con topadoras, el gobierno prevé hacer barrios para clase media.

Como tres estadios

Desde que se erradicó la primera villa -La Paloma en Santa Lucía, el 15 de julio de 2005- hasta la última -Teresa de Calcuta en Pocito, el 19 de diciembre último-, se trasladaron 53 villas en 40 operativos. Esto involucra 3.452 viviendas, y un número aproximado de 16.788 personas con casa nueva, que es casi equivalente a llenar tres veces el Estadio Cerrado Aldo Cantoni.

Oficialmente calculan que de las 16.788 personas, unas 13.808 (el 82%) son niños. Las familias de la erradicación de villas se caracterizan por numerosas. Siempre se inician los operativos llevando a los más chicos a tomar un chocolate o refrigerio en el nuevo barrio, para que los mayores hagan la mudanza tranquilos. Un promedio de gente por vivienda da 4,86.

El año más activo del plan fue 2006: pese a que 2008 lo igualó en cantidad de operativos (13), el primero lo superó en cantidad de viviendas entregadas y personas trasladadas (ver infografía). En 2005 se empezó a mitad de año y pesó la poca experiencia pero luego se fue perfeccionado el sistema: las primeras veces tardaban hasta 10 horas con la mudanza, ahora tardan unas 4 promedio. En 2007 hubo un parate, cuando en el gobierno decidieron mermar los operativos en la antesala electoral para evitar que los califiquen de demagogos.

El último operativo marcó el traslado del asentamiento más numeroso de todos, el de Teresa de Calcuta en Pocito con 292 familias. Le siguen en cantidad de familias la Benavídez de Chimbas erradicada en octubre de 2006 (279) y la San Martín de Caucete erradicada en diciembre de 2006 (245). El plan permitió terminar con villas tan emblemáticas como problemáticas (por ser algunas focos de delincuencia) en la provincia, como la Montes Romaní, Pasaje Salta, del Chorizo y Matadero, entre otras.

José Luis Gioja dijo que planean seguir con el plan Vivienda Digna Techo Seguro este año, y que están los fondos asegurados. Además de los planes nacionales de vivienda hay gestiones con el Banco Mundial por 100 millones de dólares para continuar.

Comentá la nota