Capital compró más de 300 contenedores para basura

Son para los residuos domiciliarios. Los hace una empresa italiana y llegarán en diciembre.
Con el objetivo de evitar el desparramo de la basura domiciliaria en las calles y mejorar el sistema de recolección, el municipio de Capital ya adquirió 308 contenedores especiales y un sistema de recolección que vacía su contenido utilizando un brazo hidráulico montado en un camión. Esta es una nueva medida que se suma a las que ya implementó la Municipalidad para hacer frente a la basura, sin tener resultados positivos. Las autoridades aseguran que esta vez funcionará y que la ciudad estará más limpia.

"En este momento la empresa italiana Nord Engineering está fabricando los contenedores que compramos para colocar en Capital", comentó el jefe de Gobierno capitalino, Mario Herrero. Y dijo que, si todo sale como está previsto, los contenedores llegarán en diciembre próximo y que estiman que los colocarán durante la primera mitad del año que viene.

El sistema se basa en la colocación de contenedores en las esquinas de la ciudad, sobre las veredas, que luego son vaciados con la utilización de un camión compactador que posee un brazo hidráulico que vacía su contenido.

Para esto el municipio ha realizado una inversión de 3.500.000 pesos, con los que ha adquirido el sistema de recolección y 308 contendedores. De ellos, 300 son de superficie, es decir que estarán colocados sobre la vereda. Y los 8 restantes son soterrados: estarán enterrados y sólo se verá la parte superior por la que se deposita la basura (ver infografía).

Lo que aún no se ha determinado es en qué lugares serán distribuidos. "Estamos haciendo un estudio para ver cuántos contenedores tenemos que colocar en cada zona y en qué sectores", dijo Herrero. Y contó que piensan ponerlos en el microcentro y en algún barrio para estudiar su funcionamiento.

Según explicó Herrero, la principal ventaja del sistema es que, al tratarse de contenedores cerrados, van a eliminar el desparramo de basura en las calles. Ya que, una vez que los vecinos depositan la basura en los contenedores, estos se cierran y la bolsa ya no se puede sacar. "Hoy la gente deja la basura en canastos, en árboles y hasta en la calle. Los animales abren las bolsas y desparraman el contenido. Otra cosa que se evita es el cirujeo, que acarrea el mismo problema. Y, además, los contenedores son herméticos, así no pueden drenar los fluidos de la basura, que manchan las calles y despiden mal olor", describió el funcionario. Y agregó que, además, con la implementación de este modo de recolección, el vecino ya no va a tener que sacar la basura en un horario determinado, podrá hacerlo cuando le resulte cómodo.

Otra ventaja es que, con este sistema, no se necesita la manipulación humana para la recolección de la basura. "Sólo trabaja una persona manejando el camión y no tiene contacto con la basura. Esto permite no exponer al personal y evitar enfermedades", comentó Herrero. Y aclaró que los empleados que hoy trabajan recolectando la basura seguirán trabajando en la Municipalidad, en otras funciones.

La parte negativa del sistema es que la gente tendrá que caminar unos 50 metros hasta donde esté el basurero, ya no va a tener el canasto en la puerta de su casa. "Por eso, estamos armando una campaña de difusión para que los vecinos conozcan los beneficios y se acostumbren a usar los contenedores", dijo Herrero. Y comentó que "la idea es comprar más contenedores para colocarlos en todo el departamento".

Comentá la nota