En Capital, los camiones no podrán entrar al microcentro

Lima anunció que aplicarán una norma que no se cumplía. Es para evitar congestionamientos.
En la Municipalidad de la Capital decidieron desempolvar una vieja ordenanza que le prohibe a los vehículos de gran porte el ingreso al centro de la ciudad. Es una de las medidas que la gestión de Marcelo Lima pondrá en práctica para evitar los congestionamientos e intentar un ordenamiento en el tránsito. Los comercios y las cadenas de supermercados sólo podrán utilizar camionetas para carga y descarga de mercadería y el que no cumpla, será multado. Mientras tanto, ayer se conoció en detalle el mapa de la zona A del estacionamiento tarifado y los lugares sin costo que se reservaron para motos y paradas de taxis (Ver Infografía). Según el intendente Marcelo Lima, todas estas medidas, más la prohibición de estacionar en la plaza 25 de Mayo, se aplicarán "en forma progresiva" a partir de los últimos días de diciembre.

La prohibición para los camiones es una de las patas del plan de ordenamiento del tránsito que están impulsando en Capital. Nada menos que uno de los temas de mayor sensibilidad social a resolver por Lima y su equipo, sobre todo por las quejas que se escuchan de automovilistas y peatones a la hora de circular y estacionar en una ciudad cada vez queda más chica frente a los miles de vehículos que ingresan a diario.

La restricción está vigente desde hace años, pero en la Capital dicen que prácticamente no se aplicaba. Por eso, hoy es normal ver cómo los camiones de gran porte entran a cualquier hora al centro y estacionan hasta en doble fila para cargar y descargar mercaderías o insumos de una casa de comercio o una supermercado. El resultado: congestionamiento en el tránsito, embotellamientos y los cada vez más habituales festivales de bocinazos y gritos, especialmente en horarios pico, sin contar los problemas que causan los colectivos.

En la Capital buscan consensos para cumplir el desafío político de ordenar el tránsito. Lima contó que hablaron de la aplicación de la ordenanza con el Centro Comercial y hasta se tuvieron que sentar con una conocida distribuidora de gaseosas, para evitar que sus camiones sigan ingresando a hacer entregas y tomar pedidos en kioscos y confiterías. "La alternativa es que usen camionetas, que si están habilitadas por ser vehículos más pequeños, y si no, serán multados", apuntó el jefe departamental.

En el Centro Comercial cayó bien. "Nos parece espectacular, somos una provincia que está creciendo y estos son temas que no se puede obviar", aseguró ayer el presidente de la institución, Hermes Rodríguez. Inclusive, dijo el empresario, "hablamos de la posibilidad de hacer una playa de transferencia". Es un lugar ubicado en la periferia del departamento, para que los camiones de gran porte que vienen con la carga, puedan hacer la transferencia de la mercadería a vehículos más pequeños.

El ordenamiento vehicular incluye varias medidas más. La más importante es el estacionamiento tarifado, que hoy está en la etapa de demarcación de los espacios reservados para esa finalidad. El proyecto, dijo Lima, está algo demorado "por las lluvias que impiden pintar" y los actos de vandalismo que se dieron cuando empezó el trabajo de señalización. La promesa municipal es instrumentar el periodo de docencia antes de terminar diciembre y en enero del año que viene empezar a cobrar por estacionar.

Entre las otras medidas están prohibir la actividad de los lavacohes, reubicar las paradas de taxis y espacios especiales, prohibir el estacionamiento en la Plaza 25 de Mayo y habilitar el estacionamiento en avenida Ignacio de la Rosa, en las cuadras contiguas a la plaza. Lima aclaró que están "en un periodo de transición, vamos a aplicar las medidas progresivamente cuando se termine la demarcación y todas van a estar listas para enero", cuando se espera que funcione a pleno el nuevo estacionamiento.

Comentá la nota