En Capital acuerdan el Presupuesto 2010

El intendente saliente y el que llega el 10 de diciembre buscan que los números cierren. Los equipos económicos trabajan en conjunto la proyección de gastos para el año entrante.
El intendente de Capital, Carlos Vignolo, y el electo jefe Comunal, Carlos "Camau" Espínola, se encuentran trabajando en lo que será el proyecto de presupuesto 2010 que estaría llegando al Concejo Deliberante la semana entrante. Ayer, la Legislatura municipal pasó a comisión de Hacienda el presupuesto 2009 y así tomó estado parlamentario el prototipo que debería haber llegado al Deliberante en septiembre de 2008. En tanto, hasta el día de la fecha no se aprobó el presupuesto 2008. La excusa del oficialismo tiene relación con que la proyección de gastos para el período 2008, quedó a la espera de la resolución judicial ante el ataque de inconstitucionalidad planteada en tribunales, respecto del artículo de la Constitución provincial que fija asignar sólo el 4% del presupuesto total de la Municipalidad al funcionamiento del Concejo. "Camau" quiere encontrarse con una Municipalidad en caja, el 10 de diciembre cuando se haga cargo de la jefatura de gobierno del distrito más importante de la provincia. En ese sentido es que los equipos técnicos del Partido Justicialista se encuentran trabajando en el boceto de lo que será la previsión de gastos para el primer año de gestión, el cual deberá ser analizado y puesto a consideración del Concejo Deliberante. El nombre del presidente del deliberante capitalino para el período entrante, aún es un misterio, aunque hay varios en danza. Dos son las máximas que se manejan por estas horas entre los ediles que están en la negociación. La primera dice que "el presidente debe ser una persona de la confianza del intendente", y la segunda, que "edil que llega al Concejo no puede ser timonel del cuerpo". Sin definiciones pero con los nombres de Miriam Coronel, Agustín Payes, Claudio Polich y Juan José López Desimoni dando vueltas, el viceintendente electo Ernesto Meixner teje el consenso que lleve a una relación tranquila entre el Ejecutivo y el Legislativo

Comentá la nota