Capacitan al personal de Barrick en simuladores de manejo

La compañía minera adquirió cuatro equipos que reproducen situaciones de conducción en diferentes escenarios y condiciones climáticas. Los instaló en Australia, África, Norteamérica y Sudamérica, en San Juan donde servirán para capacitar al personal de Veladero y Pascua–Lama en conducción segura de camionetas doble tracción.
- La minera adquirió cuatro equipos que reproducen situaciones de conducción en diferentes escenarios y condiciones climáticas. Los instaló en Australia, África, Norteamérica y Sudamérica.

- En Sudamérica, estarán emplazados en San Juan, donde servirá para capacitar al personal de Veladero y Pascua – Lama en conducción segura de camionetas doble tracción.

Se trata de verdaderos "laboratorios" de conducción que permiten reproducir, gracias a un sistema computarizado, distintas situaciones de terreno y clima, además de imprevistos generados por otros vehículos. Y San Juan ya cuenta con uno de ellos.

Barrick distribuyó estos primeros cuatro equipos en aquellos continentes donde posee operaciones (Australia, África, Norteamérica y Sudamérica) con el objetivo de capacitar al personal en conducción segura de vehículos livianos. Así, el simulador emplazado en San Juan, permitirá a los empleados de Veladero y Pascua–Lama realizar prácticas de manejo con escenarios de gran realismo que reproducen la geografía y el clima locales, y con un sistema de comandos idéntico al de los modelos de camionetas 4 x 4 utilizadas en estas operaciones.

El simulador está provisto de una cabina abierta de manejo que incorpora la más avanzada tecnología. Destacan los tres monitores de plasma de 43" cada uno, que semejan el parabrisas delantero, las ventanillas laterales del vehículo y los espejos retrovisores; butaca de conductor, volante de dirección y palanca de cambios de marchas; freno de mano y pedales (embrague, freno y acelerador); mandos de aire acondicionado, encendido del vehículo y una pantalla táctil que, montada a la derecha del volante, le permite al conductor elegir entre los diferentes escenarios y tipos de vehículos.

El tablero de instrumentos del simulador muestra el velocímetro, el indicador del cambio de marchas y los medidores de presión de aceite, temperatura del agua, revoluciones del motor y nivel de combustible, además de indicadores de cinturón de seguridad ajustado, luces altas y freno de emergencia, entre otros.

A cierta distancia de esta cabina, el instructor de manejo monitorea la capacitación, pudiendo hacer un registro pormenorizado de las estadísticas de cada test, las que quedan plasmadas en una ficha individual que permite analizar cuáles son los puntos débiles de cada conductor, para así trabajar luego sobre ello. Además, el instructor puede modificar la geografía y dificultad de los caminos y las características ambientales (noche, día, nieve, viento, lluvia, niebla, etcétera), con la correspondiente reacción en los mandos del simulador (neumáticos que patinan, suspensión variable, escasa visibilidad o subidas que requieren la elección de una determinada relación de marchas, por ejemplo). También puede introducir otro tipo situaciones potencialmente riesgosas e imprudentes, como pueden ser vehículos que aparecen sorpresivamente desde un camino lateral, que vienen en mano contraria a gran velocidad o que, estando estacionados, abren una puerta de repente.

Los beneficios del simulador

Miguel Cruz, superintendente de Prevención de Riesgos de Barrick, expresó que el simulador de manejo representa un importante desarrollo para el personal, tanto en la conducción de vehículos como en lo profesional. "Esto nos permitirá detectar las posibles desviaciones que tengamos como conductores, pero antes de subirnos a un vehículo real. Así, gracias al entrenamiento la persona sabrá cuáles aspectos trabajar para mejorar su capacidad de tomar las decisiones adecuadas en situaciones adversas de conducción, y aprenderá cómo manejar a la defensiva".

El concepto de "conducción defensiva" forma parte de los preceptos de seguridad que Barrick transmite a sus empleados en forma permanente. "Implica estar siempre atentos y alertas al manejar –explica Cruz-, no solamente por lo que nosotros hacemos sino ante lo que otro podría llegar a hacer. De esta manera podemos tomar las decisiones correctas y reaccionar en forma positiva ante las situaciones imprevistas". Por el simulador pasarán todos los empleados de la compañía que ya tengan su licencia interna de conducción vehicular, en este caso de camionetas.

Los simuladores adquiridos por Barrick son fabricados en EE.UU. por la empresa MPRI, con base en Salt Lake City, Utah. George Perez, Senior Training Specialist de la firma, estuvo en San Juan para entrenar a los capacitadores locales en el uso del equipo. "Nuestros simuladores están especialmente diseñados para preparar a los choferes de camiones, autobuses y autos. Tratamos de reproducir en la pantalla con máximo realismo 3D todas las situaciones normales o inesperadas a las que se puede enfrentar un conductor antes de un accidente. En otras palabras, un empleado de Barrick en el simulador tiene que sentir realmente que está manejando una Toyota Hilux, los cambios, la sensación del volante, todo. Sabemos que el 80% de los accidentes tienen que ver con malas decisiones de los conductores; por eso, salvar una sola vida justifica todo nuestro esfuerzo", dijo Perez.

Miguel Cruz concluyó explicando la política que Barrick aplica en materia de seguridad en cada una de sus operaciones alrededor del mundo. "Esto es una demostración con hechos de lo que pregonamos en la compañía: todos debemos estar involucrados en la seguridad, lo cual abarca especialmente las buenas prácticas de manejo en nuestros empleados. Por eso la incorporación de los simuladores está alineada con nuestra prioridad, que es hacer Minería Responsable, y con nuestra Visión en seguridad: regresar a casa sanos y salvos todos los días".

Comentá la nota