Capacitación de lujo en la tierra de los All Blacks

Capacitación de lujo en la tierra de los All Blacks
Los pilotos elegidos gozaron de un viático de u$s 130 por día que luego se duplicó a u$s 260, más auto y pasajes a familiares. Pararon en el Stamford Hotel, cuya tarifa ronda los u$s 110. La mayoría ahorró y gastó a la vuelta.
El último escándalo entre los directivos de Aerolíneas Argentinas y sus pilotos tiene su correspondiente en cifras: un gasto de u$s 600 mil para capacitarse en Nueva Zelanda. Habitaciones de u$s 149 en el Stamford Hotel y otros beneficios que, por ejemplo, le permitieron a un comandante comprarse una lancha a la vuelta.

Oliver Wyman, la consultora en management contratada por la firma estatal para disminuir las pérdidas, advirtió el gasto innecesario. Más aún porque había disponibilidad para tareas similares de simulador de vuelo en el aeropuerto de Ezeiza para los pilotos de Boeing 737-500.

Este perjuicio para el Estado fue el último motivo de tirantez entre el titular del gremio de pilotos (APLA), Jorge Pérez Tamayo, el presidente de la empresa, Mariano Recalde, y Juan Pablo Schiavi, secretario de Transporte.

Daniel Rivas, gerente de Operaciones, descubrió el dispendio que realizó Daniel Biró, el gerente de Línea 737-500 (hermano de Pablo, adjunto de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas), tal como informó Crítica de la Argentina. En los últimos dos meses, Biró autorizó una capacitación en Auckland porque el simulador de vuelo en Ezeiza sólo estaba disponible entre las 12 de la noche y las 4 de la mañana. Casualmente, ésa fue la misma disponibilidad del simulador contratado en Nueva Zelanda.

Según fuentes de Aerolíneas, el viático fijado por piloto fue de u$s 130 por día, que se duplicó a u$s 260 si la estadía se extiendía por más de 20 días. A esto se sumó el alquiler de un auto y pasajes para la familia. La consultora Oliver Wyman estimó un presupuesto de u$s 11.700 por cabeza.

El hotel elegido para la ocasión fue el Stamford Plaza. Según los precios publicitados por la cadena, una noche de promoción cuesta 149 dólares neozelandeses (110 dólares norteamericanos). Otra fuente que fue parte de la capacitación aclaró que otros pilotos descansaron en las Stamford Residences, una suerte de departamentos de uno, dos o tres ambientes con todo tipo de servicios.

En la mayoría de los casos, los pilotos permanecieron alrededor de 45 días en el exterior con todos los gastos pagos. Uno de ellos, en absoluta reserva, le dijo a Crítica de la Argentina que con lo ahorrado en dólares más un poco del sueldo de Aerolíneas en pesos, depositado en su cuenta, se pudo comprar una lancha a la vuelta.

El disgusto de los directivos de Aerolíneas Argentinas y el Gobierno una vez conocidos los excesos apuntó a Daniel Biró y su segundo, Jorge Ruchke, que también gozaron de los beneficios en la tierra de los All Blacks.

La situación provocó la renuncia Rivas que, en principio apoyado por Recalde, pidió la separación o una sanción a Biró. El supuesto responsable se escudó en APLA, y tras una amenaza de paro las autoridades de la empresa dieron marcha atrás con el castigo. Rivas, desautorizado, renunciará a partir del 15 de este mes. Alberto Cárrega, su segundo, también dijo que se bajaba del cargo.

Comentá la nota