Caótica provisión de agua y luz

Más de 100 barrios de la ciudad permanecieron sin el servicio de agua potable a raíz de los cortes de luz intencionales ocurridos por el conflicto en EDECAT. Hartos, los vecinos de El Rodeo cortarán hoy el ingreso a la villa.

Más de 100 barrios de la ciudad padecieron ayer la falta de agua potable como consecuencia directa de los cortes de energía eléctrica intencionales que se sucedieron por el paro de los trabajadores y el conflicto que mantuvieron con la empresa distribuidora de energía eléctrica.

El problema más grave se concentró, sin embargo, en la localidad de El Rodeo, donde los vecinos están sin luz desde el domingo pasado, por el sabotaje de un trasformador que, hasta el cierre de esta edición, aún no se habían reparado. Hartos de esperar una solución, hoy cortarán la ruta de ingreso a la villa. (Ver aparte)

Paralelamente, ayer siguieron registrándose cortes de energía presuntamente derivadas del colapso de las líneas de distribución que afectó en forma particular el casco céntrico y obligó a los comerciantes a trabajar con generadores de energía durante más de dos horas.

"El sistema parece haber colapsado por la falta de mantenimiento", explicaron voceros oficiales del ENRE al referirse al corte que dejó sin luz por más de dos horas a gran parte del centro capitalino.

Según se dijo, el inconveniente sucedió por la "falta de mantenimiento de las líneas", que afectó a la mitad de los comercios de la peatonal Rivadavia y también algunos ubicados alrededor de la plaza 25 de Mayo. Este diario pudo dialogar con los comerciantes quienes no ocultaron su bronca con la medida de fuerza mantenida por los empleados de EDECAT.

Sin agua

La directa consecuencia de los cortes de energía fue que las cañerías de casi toda la ciudad quedaran vacías durante el fin de semana y gran parte del día de ayer. Casi la totalidad de los pozos salieron de servicio, afectando a unos 45.000 habitantes de más de 100 barrios de la ciudad, según se explicó oficialmente desde la empresa Aguas de Catamarca. Los voceros destacaron que "el agua había comenzado a correr a media mañana, pero que igualmente se necesita un promedio de 12 horas para que se presuricen las cañerías y pueda salir por los grifos de las viviendas".

En este sentido, se precisó: un corte de energía de 40 minutos puede traer un faltante de agua de más de 6 horas.

En declaraciones a Radio Ancasti, el director de Aguas de Catamarca, Pablo Murúa, afirmó que con la puesta en funcionamiento del acueducto Las Pirquitas-Capital, podría cambiar completamente la provisión de agua potable, al dejarse de depender de la energía eléctrica.

El funcionario afirmó que dentro de dos años, "con el acueducto, no va a ser tan preponderante la falta de agua ya que gran parte del sistema será por gravedad" y no se usará la electricidad.

Murúa también habló de las inversiones que está realizando la empresa para mejorar el servicio. "Se están haciendo inversiones y pronto, con aportes que el Gobierno hace a la empresa pero que no se toman de la tarifa, se incorporará una perforación más en el sector sur", aseguró.

Comentá la nota