Caos de tránsito en la Panamericana, por la protesta de trabajadores de Terrabusi

Los empleados de esa fábrica bloquean la autovía, a la altura de General Pachecho, desde las 6.45. Reclaman la reincorporación de 155 compañeros despedidos el 18 de agosto. La medida provoca importantes demoras.
El conflicto en Kraft -ex Terrabusi- sigue sin solución. Trabajadores de esa fábrica impiden el paso de vehículos en la Ruta Panamericana, a la altura de la localidad bonaerense de General Pacheco, en reclamo de la reincorporación de 155 compañeros que fueron despedidos a mediados de agosto. La medida provoca importantes demoras en el tránsito.

Poco antes de las 6.45, trabajadores de la ex Terrabusi se instalaron sobre ambas manos de la Panamericana. A raíz de esta situación, se generó un importante congestionamiento de tránsito y los vehículos tuvieron que ser desviados por la colectora. Hay colas de 10 kilómetros de extensión.

En tanto que, desde las 8.30 y hasta pasadas las 11, estudiantes universitarios cortaron la avenida Corrientes, a la altura de Callao. La protesta, en apoyo de los trabajadores de la compañía alimenticia, provocó importantes embotellamientos y demoras en los alrededores del barrio de Congreso.

El conflicto en Kraft Food comenzó antes del 18 de agosto. A fines de junio los trabajadores iniciaron una serie de asambleas por reclamos salariales, pero la situación se recalentó poco después.

El 3 de julio pasado, los trabajadores realizaron una manifestación frente al edificio administrativo de la empresa en reclamo de medidas sanitarias por la epidemia de Gripe A. Y la compañía denunció que, durante la protesta, el personal administrativo y jerárquico debió quedar encerrado contra su voluntad entre tres y cuatro horas.

Presentaron documentación ante el Juzgado de Garantías N° 1 de San Isidro e iniciaron una investigación interna. Un mes y medio después, Kraft envió 155 telegramas de despido con causa (sin indemnización) a los presuntos responsables de la protesta.

Desde entonces, los trabajadores paralizaron la fábrica y realizan cortes de ruta para reclamar la reincorporación de los trabajadores despedidos. El Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria, pero luego la cartera laboral dio por finalizada su intervención y el conflicto quedó en manos de ambas partes.

Comentá la nota