Caos en Santa Rosa: renunciaron 30 funcionarios y el nuevo intendente no tiene con quién gobernar

El ex concejal y ahora intendente José López tiene que encontrar 30 puestos para mañana. Si no, corren peligro áreas fundamentales del municipio. Los funcionarios salientes dejaron una carta en la que dicen que la destitución del ex intendente fue injustificada.
El ex concejal y ahora intendente José López (PJ) se ha quedado solo: el viernes, luego de la destitución de Sergio Salgado (PJ), asumió la intendencia, y ayer dijo que lo ideal era que los directores pusieran su renuncia a consideración para que él nombrara a su equipo.

Hoy el deseo se le cumplió, pero con creces: se fueron nada menos que 30 funcionarios y López se ha quedado sin personas que manejaban áreas estratégicas como salud. Se fue todo el gabinete, se fueron todos los directores, se fueron 20 jefes de área y se fue el secretario de Gobierno, Marcial Ibarra.

Ibarra fue el “vocero” de la renuncia masiva y entregó una carta firmada por todos, en la que expresan que no están de acuerdo con la expulsión de Salgado. En la carta dicen que no pudieron encontrar motivo para la destitución. “No tenemos el mínimo interés de ser cómplices del ajusticiamiento político de un funcionario elegido por el pueblo”, reza la carta.

La idea de López era pedir la renuncia de algunos funcionarios, pero paulatinamente, porque tenía que garantizar las funciones básicas de la municipalidad.

Como por ejemplo la administración y el manejo de los números. Así las cosas, López tiene que buscar gente para que mañana mismo.

La destitución

El Concejo Deliberante de Santa Rosa destituyó el jueves pasado a Sergio Salgado (PJ) del cargo de intendente.

Hubo graves incidentes durante la tarde con corridas, golpes, personas intoxicadas y el vehículo destrozado del concejal a cargo, José López, quien no pudo abandonar su oficina y recién pudo salir 14 horas después.

Desde el jueves 30, Sergio Salgado estaba suspendido y acusado por los ediles de "desorden de conducta y actos de indignidad contra el cuerpo". Si bien los cargos contra Salgado eran seis, sólo se utilizó uno de ellos para destituirlo; es el que está relacionado con su participación en la toma del Concejo, llevada a cabo por un grupo de empleados durante los incidentes del 1 de octubre .

Hay que recordar que el 1 de octubre, unos 320 contratados salieron a reclamar ante la posibilidad de perder sus trabajos. Es que un cambio de partida votada por el Concejo, había reducido el dinero en el área de servicios, de donde sale el pago para esos empleados.

Los concejales han sostenido siempre que esa modificación no afectaba las fuentes laborales, que Salgado "había faltado a la verdad al decir que no tenía dinero para pagar los sueldos" y que "fue él, el principal responsable de los disturbios ocasionados, como la toma del Concejo, las amenazas a los ediles y los cortes de ruta".

Desde temprano, los seguidores de Salgado se reunieron en la plaza (frente a la comuna y a una cuadra del Concejo) y para la hora de la destitución, sumaban unas 200 personas.

Indignados con la decisión del Concejo reclamaron ser recibidos por José López, pero el concejal a cargo se mantuvo en su oficina y sólo atendió a una vecina, en representación del resto.

Comentá la nota