Caos interprovincial por reclamo de ladrilleros ante la creciente

Después de una asamblea, los trabajadores aceptaron que hoy les sean entregados bolsones de mercaderías y el pago del subsidio el miércoles. El pago se haría efectivo a través del Banco de Corrientes.
Tras muchas idas y vueltas alrededor de las 16 de ayer, los trabajadores del adobe levantaron el corte en el puente general Manuel Belgrano. La medida había sido adoptada porque reclamaban el pago inmediato del subsidio prometido por el Gobierno provincial. La decisión de llegar hasta la vía de comunicación que une Corrientes y Chaco tras una asamblea realizada en horas de la mañana en la esquina de Santa Fe y 9 de Julio, en inmediaciones de la Secretaría de Desarrollo Humano, después de que les informaran que aún no habían sido liquidadas la ayuda económica.

Finalizada la reunión con el secretario de dicho organismo Pedro Lugo referente de los ladrilleros expresó que no se obtuvo ningún resultado bueno de la reunión.

"No hay ningún resultado bueno, ahora nos dice que no hay plata", dijo Pedro Lugo, uno de los representantes de los ladrilleros del barrio Río Paraná cuando obtuvieron la respuesta negativa en esa oficina pública. "Nadie quiere pagar, el Gobierno dijo que nos iban a subsidiar con los 300 pesos. Vamos a buscar respuestas en el Gobierno nacional", reclamó.

Y después de varias horas de tránsito interrumpido, hubo un principio cuando el ministro secretario general de la Gobernación, Carlos Fagúndez, se comprometió a que les sea entregado bolsones de mercadería y el compromiso de que el subsidio les sea abonado el miércoles de la semana entrante a más tardar a través del Banco de Corrientes.

Uno de los requisitos fundamentales para levantar el corte fue que el acuerdo no sólo quedara en palabras, sino que fuera plasmado en un acta en el que se estableció que la distribución de los bolsones de alimentos se realizará hoy.

Cuando los ladrilleros aún se encontraban en el puente, dijeron que no aceptarían "otro no como respuesta" porque "hace siete meses que gestionan esos pagos". Además dijeron que atraviesan por "una coyuntura de emergencia por el avance del Paraná sobre las costas que son sus lugares de trabajo".

Coordinación de tareas

El viceintendente capitalino Agustín Payes se reunió ayer con el Prefecto Principal Rodolfo González, para conocer la real situación de la creciente y cómo afecta a las poblaciones ribereñas.

El prefecto González explicó, en primer lugar, que si bien el río está creciendo, no puede decirse que la situación sea alarmante. "Tenemos establecidos dos niveles en la altura del río: el nivel de alerta y el de evacuación. El de alerta es, en realidad, indicador de que deben intensificarse los controles, que debe tenerse cuidado, pero no significa que estemos al borde de la catástrofe", expresó. y agregó "si no fuera porque hay gente que insiste en asentarse y construir sus hogares en zonas bajas e inundables, esta creciente sería una más en el proceso natural del río".

En tanto que Payes resaltó el trabajo que desde la Prefectura se realiza, en información y asistencia, permitiendo el trabajo de los equipos de las distintas áreas gubernamentales y municipales. Sin embargo, señaló la necesidad de fortalecer ese trabajo.

González dijo que sería bueno "armar una especie de comité para trabajar en la erradicación de las viviendas en las zonas de costa inundable. La provincia y el municipio en la erradicación y, teniendo en cuenta que nuestros patrullajes son periódicos y permanentes, podríamos avisarles cuando detectamos gente que se está instalando para que impidan que se radiquen. Es una idea, pero se puede hacer mucho más".

Comentá la nota