Con cantos y oraciones, Asia recuerda a las víctimas del tsunami

Ocurrió en 2004 y fue la peor tragedia natural que se recuerde en la historia, ya que las víctimas fatales treparon a 226 mil. Indonesia fue el país más golpeado.
Miles de monjes tailandeses con togas naranjas cantaron y oraron el sábado por las víctimas del tsunami del Océano Indico, mientras Asia conmemora el quinto aniversario de uno de los peores desastres naturales de la historia. El encuentro de monjes en Ban Nam Khem, una pequeña aldea de pescadores en la costa del Mar de Andamán de Tailandia que perdió a casi la mitad de sus 5.000 habitantes, fue uno de los cientos de eventos solemnes realizados en toda Asia.

La ceremonia recordó a las 226.000 personas que fallecieron en 13 países víctimas de enormes olas que golpearon la costa casi sin previo aviso el 26 de diciembre del 2004. "Todas las almas de todas las nacionalidades, sin importar dónde están ahora, por favor reciban las oraciones que los monjes rezan por ustedes", dijo Kularb Pliamyai, quien perdió a 10 de sus familiares en Ban Nam Khem.

En Banda Aceh de Indonesia, cerca de 100 personas participaron en una ceremonia de oración cercana a un bote de pesca que quedó en el techo de una casa de dos pisos luego de ser arrastrado por varios kilómetros al interior del territorio. Indonesia fue el país más golpeado por el tsunami, con cerca de 166.000 muertos y desaparecidos. La enorme ayuda en Banda Aceh ha servido para reconstruir una nueva ciudad sobre las ruinas de la antigua, muchos sobrevivientes recién comienzan a dejar atrás los recuerdos de las olas.

Algunos campesinos lloraban mientras recordaban el día en sus casas y vidas fueron destruidas por una muralla de agua que se levantó hasta los 30 metros, provocada por un terremoto submarino frente a la isla de Sumatra. "Nunca lo olvidaré en toda mi vida. Después del terremoto corrimos fuera de la casa, en minutos la gente gritó al ver subir el agua", dijo Ambasiah, de 40 años, propietario de la casa con el bote de pesca, donde unas 50 personas se refugiaron. "Cuando el agua subió más, repentinamente un bote llegó al techo de la casa. Nosotros nos subimos y nos quedamos allí hasta la tarde. Nosotros vimos las olas desde arriba", agregó.

Comentá la nota