Un dúo de cantores contra el Gobierno

En el cierre del Coloquio de IDEA, que reúne al establishment empresario, los titulares de la SRA y la Unión Industrial arremetieron contra la intervención del sector público en la economía. El banquero Jorge Brito se bajó de ese panel que reeditó el discurso noventista.
Era un escenario proclive a las críticas al Gobierno y así lo utilizó el presidente de la Sociedad Rural, Hugo Biolcati. El dirigente ruralista aprovechó su participación en el 45º Coloquio Anual de IDEA, que se desarrolla en esta ciudad, para volver a hacer catarsis de su enfrentamiento con el Ejecutivo nacional. Biolcati se mostró nuevamente desbocado. Aseguró que se siente "demonizado" por "ganar dinero" e instó a los dueños de las empresas a involucrarse más en las decisiones y menos en aparecer en las fotos con los funcionarios de turno. Biolcati señaló al "Estado" como el "enemigo común" de los productores agropecuarios e industriales. El titular de la Unión Industrial Argentina, Héctor Méndez, quien compartió el panel con Biolcati, intentó morigerar esa provocación. Si bien se mostró partidario de una relación más fluida entre el campo y la industria, consideró que debe servir para generar propuestas. El ausente en el estrado fue el presidente del Banco Macro y de la cámara que reúne a las entidades financieras de capital nacional, Jorge Brito. Esa silla vacía generó el rumor de que se trató de un pedido del Gobierno para que "se bajara" de esa puesta en escena opositora. Además, evitó escuchar a los industriales que insisten en que el principal escollo de su sector es la falta de crédito. Brito se excusó por problemas de salud.

Era el panel más esperado del Coloquio, tanto por el tono crítico de lo que fuera a decirse como por ser la primera vez que Méndez participaba como orador en IDEA. No defraudaron para deleite del establishment. Los expositores reflejaron que hace tiempo que dejaron las diferencias de lado y que se posicionan como un nuevo grupo de presión: quieren reflotar el Grupo de los Siete. Ese nucleamiento lo integran además bancos, cámaras de comercio y de construcción y la Bolsa.

En el Coloquio había un público mayoritariamente opositor que los hizo sentir muy cómodos a Biolcati y a Méndez. "El empresario es siempre demonizado por ganar dinero", arrancó Biolcati, interrumpido por el aplauso de una paqueta señora que se paró batiendo sus joyas –que hacían más ruido que sus palmas–. Al ver que era la única, fingió un llamado y se sentó. Biolcati prosiguió: "El empresario sólo responde a esas agresiones para defenderse". El dirigente ruralista aseguró que en el país no existen ya grandes productores sino "medianos" y "pequeños". De todos modos, reconoció que el campo es menos "vulnerable" que otras actividades y que "puede plantarse ante un gobierno". "Lo que se necesita es un sistema entre nosotros, un mayor involucramiento del mandamás en las decisiones. No puede ser que el CEO de una empresa decida algo mientras el dueño se reúne con el Gobierno para la foto", dijo Biolcati.

Para mostrar unidad entre los representantes de la actividad agropecuaria utilizó una metáfora que, como no podía ser de otra manera, tuvo que ver con los militares: "Yo soy amigo de (Eduardo) Buzzi, es como si hubiésemos hecho la colimba juntos". Aseguró que el secreto es sentarse juntos a pesar de las diferencias. "Levantar la cabeza a intereses superiores. Como sucede con la Ley de Arrendamiento, sobre la que no hay consenso dentro de las Mesa de Enlace", afirmó. "Nos junta el enemigo común, el Estado, que se está quedando con la renta y con las empresas, con las nuestras y con las de ustedes", agregó.

Méndez, sin dejar de ser crítico, buscó bajar el tono. "Si uno no es funcional al Gobierno lanzan medidas políticas para dividir y lo que se necesita es unidad y elementos comunes, aunque los sectores entre ellos tengan posiciones distintas", comenzó el empresario plástico. El titular de la UIA señaló que "uno no puede ser sólo un espectador, sino que debe ser un actor, a pesar de que el Gobierno pueda dar solución a los problemas que se le plantean". "La base es llevar propuestas concretas, porque el Parlamento está muy desdibujado en el país", manifestó el pope industrial.

Biolcati expresó su preocupación por todos los temas que se tratan en el país. "Estoy tan interesado por las retenciones como por la ley de medios y las AFJP", aseguró. Sostuvo que los representantes de la actividad privada comienzan a juntarse para "recuperar las instituciones del país". "No puede ser que el día de la votación (del régimen de retenciones móviles) dependíamos de uno que estaba en la clínica y lo traían o no lo traían y de otro que lo decidió luego de discutirlo con el tachero que lo llevaba". "Yo tengo ahora mucho respeto por el próximo Congreso", señaló.

Abordado por un grupo de periodistas, el titular de la entidad que nuclea a los principales terratenientes del país insistió en que "todas las medidas que anunció el Gobierno fueron mentira". "La estrategia en un principio fue demonizar al campo; creían que cada vez que hablaban mal del campo ganaban en popularidad, luego se dieron cuenta de que no era así y decidieron comenzar con los anuncios, pero que nunca se concretan", dijo Biolcati.

–¿Su discurso puede ser tomado por el Gobierno como destituyente? –le preguntó Página/12.

–Nadie lo cree. Podrán volver con ese discurso, pero creo que nadie le cree ya al Gobierno ese tipo de mensajes. La frase está cada vez más desgastada. No tenemos temor a que lo digan –respondió.

–¿Volverá a reunirse el G-7?

–Tuvimos una vez un almuerzo, que organizó Brito. Nada más.

–Pero, hubo una segunda.

–Yo no estuve –afirmó.

Comentá la nota