Cansado, el mandatario admite que le cuesta “seguir el ritmo”.

Sólo estoy un poco más cansado”. Según el gobernador, José Alperovich, eso es lo único que cambió en él en los seis años que lleva al frente del Poder Ejecutivo provincial.
Parte del cansancio se debe, quizás, a que el mandatario realiza hasta tres recorridos diarios por distintas obras públicas, por escuelas o por instituciones sociales.

Además cumple diariamente con una variada agenda de reuniones con funcionarios, dirigentes y empresarios. “Sostener este ritmo durante seis años no es fácil. Pero me siento muy bien, sigo con todas las fuerzas”, argumentó.

Lo que sí se modificó, según el mandatario, fue la realidad de la provincia: “los tucumanos son los que decidieron cambiar y yo sólo prendí una llama. Pero quienes la mantuvieron fueron todos los tucumanos. Los maestros, los directores de los CAPS y los vecinos”, puntualizó.

Cuando LA GACETA lo consultó respecto del cambio en la carga emotiva de su discurso, el mandatario negó tal afirmación. “No creo que sea así. Voy a seguir con las mismas ganas y con las mismas fuerzas”, concluyó.

Comentá la nota