Los cañones oficialistas apuntan contra Alfaro

Legisladores y concejales del alperovichismo replicaron al diputado nacional, que denunció un pacto entre el bussismo y el Gobierno. Recordaron al socio político del intendente que llegó al Congreso por la lista oficial. Reclaman explicaciones a Amaya.
Como en un desfile, de a uno subieron a la pasarela. Poco después de las 20 de ayer, el silencio cedió ante la indignación y varios referentes alperovichistas prendieron sus teléfonos sólo para descargar su ira contra el diputado nacional Germán Alfaro. El socio político del intendente, Domingo Amaya, defendió la gestión municipal y realizó severos cuestionamientos políticos contra el alperovichismo, al que vinculó con el bussismo, contra el diputado nacional Gerónimo Vargas Aignasse y contra el titular del Ente de Infraestructura Comunitaria, Rolando "Tano" Alfaro.

Con el gobernador, José Alperovich, en Buenos Aires (ver "Alperovich eludió ..."), algunos de sus escuderos apuntaron contra el ex secretario de Gobierno de la Municipalidad por sus declaraciones. "Es lógico que no se sientan representados Vargas Aignasse, (Claudio) Viña y Rolando Alfaro. Porque Amaya no representa a los que hacen de la política un negocio. Amaya es fiel a la doctrina peronista. Seguramente, Viña se sentirá representado por Alperovich, por eso es que está con Alfaro y con Vargas Aignasse. Para mí, Bussi y Viña son alperovichistas. El intendente está abierto para todos los ciudadanos de San Miguel de Tucumán. Y si ellos no se sienten representados será porque no lo votaron o porque cortaron el voto en 2007", había dicho Alfaro. Esos dichos, tal como se informó ayer, valieron serios reproches del gobernador al intendente.

Desde la Cámara

El secretario del bloque de legisladores oficialistas, Armando Cortalezzi, recordó a Alfaro que ocupa una banca en el Congreso porque integró la lista de candidatos del alperovichismo. "En la vida no hay que ser desagradecido. Y cuando a uno le regalan algo, no debe usarlo después como trampolín, creyendo que lo prestado es de uno", advirtió. Luego, fue irónico. "Estoy seguro que algunos que fueron legisladores durante la gestión de Julio Miranda saben de lo que habla. Que no se olvide que hubo ex legisladores que amagaron con iniciar un juicio político al por entonces gobernador si no eran retribuidos. Seguramente se acordará de eso", sostuvo, en alusión a que Alfaro integró la comisión de Juicio Político durante el mirandismo. El 23 de diciembre de 2002, el ahora diputado votó en favor de correr vista a un expediente presentado por el abogado Pablo Bayo en contra del ex mandatario. "Así como todo ciudadano tiene derecho a acusar, el gobernador tiene derecho a defenderse. Por eso voté por el traslado de los cargos. Espero que mi voto se comprenda con madurez y respeto", se justificó aquella vez (LA GACETA 24/12/02).

Otra relación

Concejales oficialistas de la capital también replicaron las críticas del diputado nacional Alfaro.

El vicepresidente segundo del cuerpo, Hugo Cabral, fue terminante. "Me sorprende su actitud. Pareciera que Alfaro está buscando excusas para alejarse del proyecto político nacional, provincial y municipal que lo llevó al cargo que hoy ocupa. Los militantes peronistas sabemos que, en los hechos, estos gobiernos son los que más han expresado nuestros principios", bramó el edil, cercano a la presidenta del PJ, la senadora electa Beatriz Rojkés de Alperovich.

"Alfaro agrandó una cuestión que no daba para tanto y con sus concejales adeptos operó para la ruptura de la mesa de conducción y del bloque. Este personaje no tiene nada que ver con la Municipalidad, más allá de la oficina que aún posee en 9 de Julio y Lavalle", añadió el concejal Esteban Dumit, aliado al diputado Vargas Aignasse. "El que tendría que haber salido a dar la cara es el intendente, el mismo que desde hace dos años no nos atiende el teléfono ni nos da una audiencia. Aún sigo esperando que Amaya aparezca y que no opte por escaparse, como hace siempre cuando las cosas se complican", remató Dumit.

Con uno, o con otro

Electo como acoplado al alperovichismo por Unión Norte Grande, Javier Morof vaticinó que la relación entre Amaya y el Concejo Deliberante será otra a partir de los dichos de Alfaro.

"Habrá que revisar todo lo que hizo la Municipalidad para ver si realmente se rigió por la doctrina peronista, como dice Alfaro. Que yo sepa, en la última licitación por el alumbrado público no hubo una manifestación de la doctrina peronista", lanzó, en referencia a las presuntas irregularidades en una licitación que fue objetada por la Justicia. "Sigo creyendo en Amaya, pero no creo en Amaya con Alfaro a su lado. Lo está llevando a un choque. O es Amaya con Alfaro, o es Amaya con Alperovich", planteó Morof.

Luis Humberto Marcuzzi, de la línea interna de Rolando Alfaro, deslizó que el diputado se entromete en las cuestiones municipales. "No sabía que el Congreso de la Nación quedaba en 9 de Julio y Lavalle. Estamos hablando de personas que no están dentro del esquema municipal de Gobierno. Por otro lado, el intendente Amaya no aparece por ningún lado", manifestó el concejal.

Comentá la nota