Un caño roto roba el agua de la ciudad

Un vecino del lugar reclama por la solución al problema desde hace 27 años • Informó que a fines de los 90 se aprobó un proyecto en el HCD para arreglarlo • Dijo que el cansancio lo llevó a denunciarlo públicamente.
Desde hace alrededor de 27 años, uno de los principales caños que distribuye agua potable a los habitantes de la ciudad de Mercedes sufre una importante pérdida. Así lo denunció Miguel Camarata que vive en calle 2 y 107: la entrada a su vivienda se ve afectada cotidianamente por un inusual curso de agua.

De acuerdo a lo manifestado por este vecino, desde que se mudó al lugar ha llamado constantemente a la Municipalidad a fin de que se solucione el problema de la pérdida y se realice un zanjeo adecuado y limpieza del lugar.

"Ahora estamos pasando por un tiempo de seca, pero si llegar a llover todas las casas de esta zona estarían inundadas porque el agua no corre", indicó.

Pero este hecho no es el mayor problema. Desde hace más de veinte años, hay un caño que está desperdiciando una significativa cantidad de agua diariamente. Basta con mirar el lugar para poder apreciar la limpidez del líquido vital a lo largo del curso que tiene sobre las zanjas con lo cual es claro que se trata de agua clorada y tratada.

"Este caño está perdiendo millones de litros de agua por día los 365 días del año desde hace por lo menos 27 años", denunció Camarata. "Es agua limpia, potable. Si se le hace un estudio va a salir que está clorada", aseguró y agregó que "la tierra absorbe el agua, pero hace tanto que pasa esto que llega un momento que no es suficiente y empieza a quedar arriba, en las zanjas."

En esa intersección, además, hay una calle que llega en diagonal hasta la 115. El paso es casi nulo por allí debido a que el pasto crecido impide recorrer el lugar.

Entre otras anécdotas, el vecino manifestó que cuando se percató de este inconveniente lo denunció al municipio. Desde allí, el personal soldó en varias oportunidades el caño de alrededor de 80 centímetros de diámetro y que se encuentra a cuatro metros bajo tierra. Sin embargo, el problema persistía. La solución, de dudosa efectividad, fue la de colocar un "palo de escoba sobre el lugar donde se encontraba la pinchadura y luego le colocaron una brida. Pero el agua sigue saliendo igual".

También indicó que el agua se estanca aún más debido a la falta de mantenimiento de los zanjones a los que él no puede acceder con sus máquinas debido al "barro" que se produce en el lugar. "Llamé muchas veces para que vengan a limpiar la zanja para que el agua circule. Pero vinieron limpiaron al lado de la entrada de mi casa como para dejarme contento y después estaba todo igual", dijo. Por otro lado, criticó que en época de fiestas locales con importante afluencia de turistas se puede ver el lugar cuidado para que "no de una mala imagen".

En cuando a su demora para denunciar públicamente esta problemática, indicó que "al principio esperaba que me solucionen el problema. Siempre había alguien que me decía que lo iba a arreglar. Yo esperaba, pero llega un momento que la paciencia se agota y ya no se podía justificar".

Solución trunca

"Hace algunos años - narró Camarata – ‘María’ Fedullo quien era concejal presentó un proyecto al Concejo Deliberante que fue aprobado por unanimidad para que se realice el cambio de la cañería. Tengo conocimiento de que se compraron los caños pero en el traspaso de gobierno entre Julio Gioscio y Carlos Selva los caños desaparecieron y nunca más se hizo nada", dijo.

Además, explicó que ha hablado con Néstor Palacios hace tiempo, cuando todavía era secretario de Obras Públicas y "no resolvió nada. Quise hablar ahora con Gustavo Salomone y no me quisieron atender", criticó.

"Todos saben de este problema, pero nadie dice nada. Dicen que no se puede arreglar porque se dejaría a la ciudad sin agua varios días, o dicen que no hay dinero. Pero acá se tiran millones en agua. Tratan de ocultar que está pasando esto pero yo ya no puedo más", expresó.

Por otra parte, se sinceró: "Debo reconocer que si se inundara esto, a mi casa el agua no llega porque está sobre una loma", pero añadió que "no es cuestión que el agua siga corriendo, desperdiciándose y no se haga nada. Las napas están cada vez más baja, hay momentos en que no hay agua, pero el caño principal está perdiendo litros y litros todos los días" afirmó.

"Se hacen campañas para cuidar el agua, ‘que se cierren las cañillas’, dicen pero este tubo está así desde hace más de veinte años. Hay publicidades que dicen que ponen bombas nuevas en algunos lugares pero no son capaces de arreglar un caño", expuso.

Por último destacó: "A mí no me importa de qué partido sea el gobierno de turno. No es una cuestión política, el caño no tiene una bandería política. A mí me interesa que se solucione este problema que afecta a toda la ciudad".

Comentá la nota