Canje: ultiman proyecto para cambiar "ley cerrojo"

• DESCUENTAN VELOZ APROBACIÓN EN EL CONGRESO
El Ministerio de Economía comenzará a elaborar el texto de un proyecto de ley que buscará modificar la denominada «ley cerrojo», que impide la reapertura del canje de deuda. El objetivo, obviamente, es que este cambio legal permita al Gobierno ofrecer en breve una nueva propuesta para aquellos bonistas que no entraron en la operación de 2005.

Tanto el ministro de Economía, Amado Boudou, como el secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino, le aseguraron a los tres bancos que trabajan en la futura oferta (Deutsche, Citi y Barclays) la decisión de solicitar la aprobación legislativa antes de formalizar la propuesta. «Pasa como por un tubo», les dijo confiado Boudou cuando se encontró con los negociadores en Estambul, en el marco de la reunión anual del FMI.

Dudas

En el Gobierno dudaban sobre la necesidad de apelar a la aprobación legislativa para llevar adelante un nuevo canje. Es que una parte de la biblioteca sostenía que ésta será una nueva operación y, por lo tanto, no implica reapertura alguna del canje anterior. En esa hipótesis, no sería necesario el visto bueno legislativo.

Sin embargo, en Economía prefieren no cargar con una nueva mochila de causas judiciales si el Congreso no da su aprobación explícita. Por lo tanto, la postura que se impuso fue finalmente la de pedir que se modifique la norma que impedía una reapertura.

Desde Estambul, Boudou aseguró que la nueva oferta es «inminente», aunque luego manifestó que aún restaban algunos detalles y que se debía «esperar un poco» para la presentación. Algunos leyeron en estas palabras que aún resta el visto bueno final del ex presidente Néstor Kirchner, que sigue bien de cerca la conducta de los bonistas.

El Presupuesto 2010 que se tratará en Diputados mañana, faculta al Ministerio de Economía en el artículo 49 a llevar adelante una nueva negociación de la deuda. Claro que este artículo ya figuró en los últimos cuatro Presupuestos. Dicen que en el Palacio de Hacienda que ahora va en serio.

Los bancos organizadores aseguran, al menos, que la propuesta final ya fue delineada y sólo resta que el Gobierno decida lanzarla.

Las características principales son las siguientes:

Por los viejos bonos en default, el Gobierno entregará Discount en dólares (con un descuento del 66% sobre el valor nominal).

También, entregará un bono en dólares a siete años por los intereses vencidos y por el pago de los últimos tres años de los cupones PBI (las unidades ligadas al Producto también se incluyen en la oferta).

Además, las entidades organizadoras se comprometen a suscribir un nuevo bono a siete años por u$s 1.000 millones. Resta definir a qué tasa, ya que el Gobierno quiere que se ubique no más allá del 10% anual en dólares.

Boudou asegura que esta propuesta es peor de la que se le hizo hace cuatro años a los bonistas, pero es relativo. Por ejemplo, en 2005 no se sabía qué rol tendrían los cu-pones PBI. Hoy ya se sabe a cuánto ascendieron los pagos de los últimos años, impulsados por el buen desempeño de la economía (hasta 2008).

Si los tiempos avanzan como está previsto, es más que probable que la propuesta a los bonistas llegue antes que la futura revisión de las cuentas públicas por parte del FMI, que recién quedaría definida el primer fin de semana de noviembre, durante la próxima reunión de ministros de Economía del G-20 en Escocia.

Comentá la nota