El canje para las bicicletas no sería posible en Salta

En la provincia se ofrecen rodados con precios más económicos a los fijados en el programa nacional.
El producto, ensamblado con piezas argentinas, costará a través del plan $100 más que en el mercado local.

La mayoría de los bicicleteros salteños desconocen los detalles financieros y de qué tipo y calidad industrial serán los rodados que ofrecerá el plan canje para ciclistas, desde el próximo mes.

Según lo dispone el acuerdo entre la Secretaría de Comercio Interior de la Nación y la Cámara Industrial de la Motocicleta, Bicicleta, Rodados y Afines, un producto costará no menos de $450, deberá ser de origen nacional y vendido con un crédito bancario, en cuotas fijas, que no superará -cada una- los $50. El préstamo se pagará en doce cuotas con una tasa de interés subsidiada por el Gobierno nacional del 11% anual. El plan exige que el cliente entregue su bicicleta usada, sin importar su estado, destinada a una empresa de Techint especializada en el procesamiento de las chatarras. La firma recibirá a la bici desguasada y todavía no hay precisiones para los que recepcionarán los rodados.

El vendedor extenderá un certificado que luego entregará en el banco que le va a financiar la compra. Tampoco los bancos, hasta el momento, han definido cómo tomar el crédito.

Costos menores

"Por las características del mercado salteño, cuyos precios están por debajo de los fijados en el plan y por el tipo de producto que ensamblamos aquí, el canje puede tornarse abstracto", dijo a El Tribuno Eduardo Manresa, uno de los armadores locales que, junto a otros negocios, compran repuestos a costos menores para luego ofrecer rodados económicos. "Es que los márgenes que tenemos en la comercialización local son inferiores a los de otras provincias y eso incide, lógicamente, en la reducción del precio final para el público", indicó el ensamblador.

En Salta una bicicleta armada con piezas nacionales y con algunos respuestos mecánicos importados cuesta cerca de $100 menos de lo que valdrá con el canje. El plan apunta a reactivar la demanda nacional de la bicicleta, que perdió una cuota de mercado del 40 por ciento en los últimos años. Mucho del retroceso en las ventas obedece a que los rodados motorizados resultan más útiles y se los puede adquirir financiados con cuotas bastante accesibles.

Moto versus bici

En ese sentido, Luis Chalabe, otro armador, reflexionó que en Salta el mercado de las motos hizo disminuir el gran uso laboral que tenía la bicicleta. "Bastaba observar en las obras de construcción, de años anteriores, una gran cantidad de bicicletas usadas por los trabajadores, pero hoy en las edificaciones se cuentan numerosas motos estacionadas�, dijo Chalabe para ejemplificar la demanda creciente que tuvo el rodado con motor en Salta.

En una primera etapa, el canje comprendería a 200.000 bicicletas. Dentro del programa nacional preventivo de la recesión, el plan fue justificado por la importancia de fomentar el consumo de productos argentinos y evitar así la caída del producto bruto industrial de la economía doméstica.

En el mostrador del bicicletero

Una señora salteña se acerca a la caja de la bicicletería y paga el producto con su tarjeta de crédito. En ese instante contrae con la emisora del plástico un crédito a largo plazo. El 50% de las compras locales de bicicletas son con tarjetas de crédito. Esta es una de las razones financieras por las cuales el armador local del rodado no cree que el canje tenga algún impacto importante.

Los ensambladores preguntan: "si esto es un canje, ¿el dueño de la bici vieja no recibe nada a cambio?".

El mostrador del comerciante local encierra paradojas: otro señor compra al por mayor cincuenta bicicletas. El vendedor sabe que su cliente es de la Patagonia y que está enterado de que en Salta puede pagar la mercadería a un costo más bajo que en su región. Cuando llegue a su mercado le pondrá un precio más accesible.

Y el mostrador sigue revelando sorpresas. Esta vez, no es ni la señora del crédito a largo plazo ni el comprador mayorista patagónico, se trata de un viajante que representa a una firma hindú. El dueño del negocio hace la operación y la industria de la India provee repuestos a la ensambladora. Sigue el turno de la reposición de stock y, en el mismo mostrador, llega el proveedor chino que, con sus repuestos especiales satisfacerá la demanda del bicicletero. Para ensamblar el rodado el comerciante usa, por ejemplo, frenos a varilla hindú y en el armado de alta gama piezas de China. Es por eso que hoy, con la apertura comercial internacional y la globalización, una bicicleta que circula por un parque o en cualquier calle de la ciudad lleva en sí múltiples valores agregados por muchos países. Esa estructura y funcionamiento la transforman en un moderno ejemplo industrial de la suma de nacionalidades conjugadas por manos salteñas.

El ejecutivo de la entidad empresaria explicó detalles del plan en una coyuntura en que se busca que el sector pueda trabajar reactivado.

¿Entre qué sectores transcurre el diálogo para llegar a un acuerdo sobre el plan canje?

Los fabricantes de bicicletas dialogan con funcionarios de la Secretaría de Comercio Interior y para poder así definir los detalles del nuevo plan canje destinado a activar la industria. El primer lanzamiento sería de 200.000 bicicletas y si hay buen resultado habría otras 200.000, a un precio final que podría rondar los $450.

¿Entre qué sectores transcurre el diálogo para llegar a un acuerdo sobre el plan canje?

Los fabricantes de bicicletas dialogan con funcionarios de la Secretaría de Comercio Interior y buscan poder definir los detalles del nuevo plan canje destinado a activar la industria.

¿Qué empresa especializada recibirá la chatarra que generará el canje?

Está previsto que los viejos rodados sean entregados a Scrap Service, dedicada al procesamiento de chatarra. Scrap también interviene en el plan de heladeras y tuvo una alta participación durante el canje de autos.

¿Por qué se propuso este programa desde el sector?

La oferta del plan se hace ahora porque la recesión en el sector es ahora, y pretendemos seguir fabricando y mantener las fuentes de trabajo. Para acceder a la nueva bicicleta habrá que entregar una usada en las condiciones en que se encuentre. La persona va al bicicletero y le da su unidad vieja, y éste le expenderá un certificado para obtener un préstamo en el banco.

¿Cuál es la demanda de bicicletas registrada en el país?

Después del freno de la demanda se estaban vendiendo 1.500.000 anualmente, con un promedio de precios de $350 a $600, según los rodados. Se trata de vehículos que sirven de transporte a mucha gente que va a trabajar o a estudiar.

Comentá la nota