Canje de deuda: el mercado ve cerca un anuncio y los bonos suben fuerte

Canje de deuda: el mercado ve cerca un anuncio y los bonos suben fuerte
Los papeles en default ganan 40% en el mes. Economía aclaró que aún no inició gestiones.
El Ministerio de Economía tuvo que salir ayer a aclarar que aún no tramita ante la Securities and Exchange Comission (el organismo regulador del mercado financiero de Estados Unidos) el inicio formal del papelerío que se requiere antes de emitir deuda bajo las leyes de ese país.

La aclaración fue en respuesta a un cable de la agencia de noticias Bloomberg, que ayer por la tarde informó, citando a "un funcionario oficial", que la Argentina ya empezó a llenar los formularios para reabrir la emisión del bono discount lanzado en 2005.

Esta nueva emisión estará dirigida a los bonistas que no aceptaron la oferta en aquella ocasión (los holdouts) pero que sí estarían dispuestos a hacerlo ahora. Estos inversores ¿entre ellos los llamados fondos buitre¿ tienen en su poder bonos por valor de 20.000 millones de dólares.

Más allá de la aclaración que hizo ayer Economía, los bonistas dan por hecho que más temprano que tarde la Argentina anunciará formalmente la operación. Los inversores se están anticipando a su manera al anuncio: los precios de algunos bonos en default subieron más del 40% este mes (ver infografía). "En base a un cálculo sobre el posible valor de nuevos títulos que se recibirían a cambio del capital e intereses atrasados de la deuda en poder de los holdouts, se tendría un beneficio adicional sobre el precio del Global 2018 de 38% y sobre la cotización del Global 2031 de 37%." señaló la consultora Research for Traders.

Los últimos contactos que mantuvo Amado Boudou con representantes de bonistas dejaron la impresión de que el ministro contaría con el aval explícito del matrimonio Kirchner para avanzar en la negociación, más allá de que los tres bancos que se acercaron a proponer en su momento la operación (Barclays, Deutsche, Citigroup) aún no pudieron exhibir ante los bonistas un mandato con membrete, firma y sello oficial.

Ayer se especulaba con que el anuncio formal de inicio de este proceso se lo reservó Boudou para darlo a conocer este fin de semana en Estambul, donde se desarrollará la asamblea conjunta del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

El fin de semana pasado en Pittsburgh, durante la cumbre del G-20, Boudou dejó trascender que si el 50% de los holdouts aceptaba el nuevo canje, la operación podría considerarse "un éxito".

Para los analistas de aquí y de afuera la Argentina debería apurar el paso y aprovechar el contexto global para terminar de regularizar su deuda, tanto con los bonistas como con el Club de París, conjunto de países a los que se les adeudan cerca de US$ 7.000 millones. Y todo al mismo tiempo que busca encontrar el tono justo en su relación con el FMI, con el que intenta acercar posiciones pero sin ceder mucho terreno en el espinoso tema "revisión de la economía bajo el artículo IV".

Lo cierto es que mientras el Gobierno avanza, a su modo, en esta agenda, los analistas consideran que las perspectivas son auspiciosas y deberían ser un estímulo para apurar el paso en las negociaciones.

Eduardo Blasco, de Maxinver, evaluó que solucionando esos temas "la Argentina se encamina a emitir deuda rápidamente". Pero marcó una advertencia. "Emitir al 10% puede ser una buena señal, pero el objetivo debería ser bajar esa tasa, porque no hay que olvidar que lo que se busca refinanciar es el Boden 2012, emitido a una tasa Libor que hoy equivale al 2,5%. Ir al mercado voluntario, hoy, alivia los pagos cercanos, pero es más caro, por eso hay que trabajar en seguir bajando la tasa".

Las consultoras locales recuerdan que los bonos argentinos más representativos (el Boden 2015), ofrece rendimientos aún superiores al 14%, contra 11% de Venezuela o Ucrania. "Nuestros bonos deberían seguir en alza y el riesgo país en baja", apuestan

Comentá la nota