Canje de deuda: Lozano hace otra cuenta y dice que la adhesión sólo alcanzó el 49,5 por ciento

Canje de deuda: Lozano hace otra cuenta y dice que la adhesión sólo alcanzó el 49,5 por ciento
El diputado (foto) explicó por qué, a su juicio, el porcentaje de aceptación es mucho menor que el anunciado por la Presidenta.
El canje de deuda de préstamos garantizados, que según la presidenta Cristina Fernández obtuvo una adhesión de 97 por ciento, se reabrirá este lunes, por un período de diez días, pero la oposición cuestionó las cifras oficiales dadas a conocer desde Olivos.

Fernández había señalado que se trata del "el canje voluntario más importante que se haya hecho en la Argentina, un éxito sin precedentes", en relación con el tramo local de la operación, que constituía un universo de préstamos garantizados por 15.500 millones de pesos, de los cuales fueron canjeados 15.100 millones. A cambio de estos papeles la Argentina entregó un nuevo bono denominado BONAR 14, con vencimiento en 2014 y con una tasa de interés de 15,4 por ciento el primer año y BADLAR + 275 puntos básicos el segundo.

Sin embargo, el diputado nacional Claudio Lozano, de Buenos Aires para Todos en Proyecto, cuestionó el porcentaje de aceptación y lamentó que Argentina "haya retornado a esta suerte de pedaleo de deuda que siempre supone aceptar mayores tasas de interés y por lo tanto mayores pagos futuros".

"Nada se ha dicho acerca de la irrelevancia que tiene el monto de deuda del cual se habla frente a los vencimientos que se avecinan", dijo Lozano, señalando que "lo que no se explicó es que el Gobierno deliberadamente restringió el universo de la deuda sujeto a este cambio para poder decir que había existido un alto grado de adhesión".

"En esta primera fase de la operación -la otra se hará el 13 de febrero- se dejaron afuera expresamente 8.500 millones de pesos correspondientes a residentes argentinos y 6.400 millones en poder de extranjeros", precisó el diputado. Lozano dijo que "de los vencimientos totales correspondientes al período 2009-2011, que totalizan 30.500 millones de pesos, el alivio obtenido sólo representa 49,5 por ciento del total y no 97 por ciento", como anunció la Presidenta.

"Este porcentaje se alcanzó manipulando la primera fase del canje, para que en ella sólo participen los bancos y compañías de seguros que operan en la plaza local y que, por razones de política institucional, siempre deben ingresar en operaciones de este tipo", criticó el diputado.

El jefe de Gabinete, Sergio Massa, había dicho que la Argentina evitará el pago de 5.400 millones de pesos en vencimientos durante 2009 y que la operación incluye una quita de 2 por ciento sobre el capital que genera una rebaja de 300 millones de dólares en el monto de deuda total del país.

Massa había ratificado que sigue en pie el manejo de pasivos anunciado a fin de año, que incluye la reestructuración de préstamos garantizados en manos de tenedores extranjeros y una propuesta para los acreedores que no ingresaron al canje de 2005 (holdouts).

La propuesta para los tenedores de préstamos garantizados en el plano internacional comenzará a negociarse con los bancos que acercaron la oferta luego del cierre definitivo del denominado tramo local.

Los bancos que entran en esta negociación son Citibank, Barclays y Deutsche Bank. Massa subrayó que con la operación se mejoró el perfil de vencimientos de deuda hasta 2012.

El presidente de la Asociación de Bancos de Capital Argentino (ADEBA), Jorge Brito, dijo el jueves que el éxito que el Gobierno obtuvo en el canje de los préstamos garantizados "demuestra la confianza del sistema financiero y de seguros en la política económica".

Comentá la nota