"El canje afecta el corto plazo pero hay problemas más de fondo"

Aunque el canje es bienvenido, hay cuestiones que aún ahuyentan a los grandes inversores que piensan más allá del corto plazo, dicen en la mayor administradora de bonos del mundo
Guillermo Osses es un cordobés que desembarcó en Estados Unidos allá por el 95 para hacer su MBA en la Sloan School of Management del MIT. Hoy trabaja en The Pacific Investment Management Company (PIMCO), la mayor administradora de bonos del mundo, un gigante conocido por muchos gracias al legendario Bill Gross, fundador de la empresa y gurú mimado del mercado, codo a codo con Warren Buffett.

Portfolio manager de mercados emergentes, Osses plantea ciertas reservas en cuanto a la continuidad del rally de los bonos locales en un mercado en el que los inversores internacionales aún deben digerir las emisiones récord que ya han realizado otros emergentes y que hoy parece haberse "pasado" de optimista en cuanto a las perspectivas de recuperación de la economía global.

Osses reconoce también que hoy la Argentina tiene una ponderación muy baja en sus carteras. "Nosotros nos manejamos con un horizonte mínimo de tres años", aclara y todo parece quedar dicho. "El canje afecta sólo el corto plazo", relativiza el analista. Los peces gordos le piden hoy a la Argentina mucho más para volver.

–¿Cree que esta reapertura del canje puede volver a colocar a la Argentina en el mapa de los inversores a nivel mundial?

–Las compañías de administración de cartera de largo plazo y de gran tamaño como la nuestra nunca han dejado de seguir lo que ocurre en la Argentina. En otras palabras, la Argentina nunca se cayó del mapa o del radar de los fondos de inversión extranjeros más grandes. Un canje exitoso constituiría un buen paso para el país que, seguido de una emisión en los mercados internacionales, podría ayudar a facilitar el financiamiento del gobierno en 2010.

–Después de las espectaculares subas de estos últimos tiempos en la anticipación de un nuevo canje, ¿le queda aliento al rally de los bonos locales?

–Creemos que la continuación del rally depende de dos factores. Primero, debido a que parte del buen rendimiento que los activos argentinos han tenido se debe a la expectativa de la conclusión de un canje exitoso, es importante que el canje se concrete y que tenga un muy alto grado de aceptación.

Segundo, que las condiciones de liquidez internacionales y el apetito por riesgo se mantengan y que la economía global continúe mejorando. Con respecto a esto, creemos que este rally puede encontrar algunos obstáculos dado que ha habido grandes cantidades de emisión de deuda por países y empresas de mercados emergentes que los inversores internacionales van a necesitar digerir, y puede que las expectativas de mejoría de la economía global implícita en los precios sean un poco exageradas.

–¿Cuáles son los principales obstáculos que hoy hace que los grandes inversores como ustedes prefieran mantenerse lejos de la Argentina?

–Desde el punto de vista financiero, la Argentina no debería tener problemas en lo que queda de este año y el que viene. Los obstáculos se presentarían de fines de 2010 en adelante, en lo que hace al financiamiento del Estado nacional si no se recupera el nivel de actividad de los últimos dos años, algo que no creemos que vaya a ocurrir. Y está a su vez el tema de las provincias. Hay varias muy cortas de fondos y con una situación social complicada. Con respecto a eso, es difícil ser optimista. El canje afecta el corto plazo. Pero hay problemas más de fondo que requieren medidas desde la medición de la inflación hasta los subsidios y la regulación de servicios públicos. Eso es lo que cuenta para inversores de largo plazo como nosotros.

Comentá la nota