Las candidaturas testimoniales tapan aún más a quienes realmente asumen

El sistema democrático argentino es republicano, representativo y federal. La integración de las listas de candidatos para una consulta electoral es un paso, escencial para garantizar la calidad de las Instituciones que nos gobiernan. Quilmes enfrenta una profunda crisis de representatividad, que en este turno electoral no parece mejorar; al contrario.
El pueblo no delibera ni gobierna sino a través de sus representes. Se supone que los ciudadanos conocen a cada integrante de las listas que terminarán votando; y que los elegidos surgen por algún proceso de selección participada.

Pues, el cierre de listas para la cita del 28 de Junio, viene mostrando no sólo personas desconocidas, sino además, ex funcionarios que de no podrían lograr ser elegidos si caminaran los barrios pidiendo el voto.

Tienen chances ciertas de ocupar una banca en el Deliberante y así decidir sobre la vida cotidiana de la ciudad, por acuerdos que los colocan en posiciones expectantes, dentro de listas con candidaturas testimoniales que traccionan votos. Quedan tapados por una candidatura testimonial. Cuestionable aún por este empeoramiento de las condiciones del votante.

Comentá la nota