"Con la candidatura de Michetti dejamos de ser un partido vecinal".

El legislador del PRO Diego Santilli –quien tras la renuncia de Michetti quedó como eventual suplente de Macri– justificó la candidatura a diputada de la ex vicejefa de Gobierno porteño en la necesidad de ampliar el horizonte de su fuerza política. Repitió el concepto de que debe ir al Congreso porque "muchos problemas reclaman soluciones nacionales".
Tras la dimisión al cargo de la vicejefa de Gobierno porteño, Gabriela Michetti, el vicepresidente primero de la Legislatura, Diego Santilli –que concluye su mandato en diciembre próximo–, quedó primero en la línea sucesoria del jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri.

Santilli podrá, además, sentarse en el sillón de Macri en el hipotético caso de que éste tuviese que viajar al exterior o abandonar su cargo. "Necesitamos a Michetti dando la pelea en el Congreso, porque muchos de los problemas que hoy tiene la Ciudad reclaman soluciones nacionales, y el Gobierno nacional no hace otra cosa que ponernos palos en la rueda", disparó Santilli desde su despacho, en una entrevista con PERFIL, que fue brevemente interrumpida por un llamado telefónico de Michetti. "¿Cómo se portaron los K?", preguntó la ex vicejefa a Santilli. "Bien, los K fueron los que mejor jugaron. Hubo, sí, mucha hipocresía de los Ibarra", contó Santilli. "No te calentés", le pidió a Miche-tti al cerrar el repaso sobre la sesión en la que se aprobó su renuncia.

—Usted habla de "palos en la rueda". ¿Cuáles serían los proyectos que –a su entender– no se pudieron realizar por obra del Gobierno nacional?

—Le pedimos a la Nación el traspaso de la Policía; que nos cedan los terrenos que pertenecen al Organismo Nacional de Administración de Bienes (ONABE); el traspaso de los temas de tránsito; la autopista ribereña; la ampliación de la red de subtes, para la que habíamos conseguido un crédito del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que el Gobierno no aprobó...

—La sociedad parece estar necesitando gestos de grandeza, de renunciamiento y de estabilidad institucional. ¿No cree que Michetti perdió una oportunidad histórica al renunciar a su cargo, teniendo en cuenta que si no lo hubiese hecho se podría haber transformado en un faro para la gente que cree que "todos los políticos son iguales"?

—Los medios nos criticaban porque no dábamos el salto –nos decían que teníamos que dejar de ser un partido vecinalista–, y ahora que pusimos a nuestra mejor candidata para dar la pelea en el ámbito nacional, nos critican y nos dicen que Michetti debió terminar su mandato. Nosotros le pedimos a Michetti que renunciara porque nos dimos cuenta que para solucionar los problemas de los porteños hay que sumar bancas en el Congreso.

—Cómo evalúa la gestión de PRO en la Legislatura?

—Logramos que se aprobaran noventa proyectos del Ejecutivo, una cifra récord. Por otra parte, no bien asumí, reduje en un 24 por ciento los cargos y, debido a ello, hoy podemos decir que la eficiencia en la gestión institucional nos permitió ahorrar 11 millones de pesos, que serán destinados a equipar las escuelas con computadoras.

—¿Cómo cree que va a quedar conformada su fuerza en la Legislatura?

—Suponemos que vamos a quedar con 28 o 29 bancas –hoy tenemos 26–. No obtendríamos la mayoría, pero seguiríamos siendo la primera minoría (para ser mayoría se necesitan al menos 31 bancas). De todos modos, obtener la mayoría no es nuestra prioridad. Nosotros, a diferencia del Gobierno –que sin la mayoría no puede gobernar–, siempre buscamos el consenso con las otras fuerzas.

Más abstenciones que votos

La Legislatura porteña aprobó anteayer, pasadas las 23.30, la renuncia de la vicejefa del Gobierno porteño, Gabriela Michetti, con 24 votos a favor y 27 abstenciones. El alto nivel de abstenciones demostró el escaso consenso que tuvo la movida, más allá de las fuerzas macristas.

"Mi renuncia se funda en mi convencimiento de la necesidad de participar como candidata a diputada nacional en el proceso electoral en curso", decía la misiva que envió Michetti a la Legislatura.

Por su parte, Diego Kravetz, titular del bloque kirchnerista, afirmó que los fundamentos de la dimisión son "una falta de respeto, no sólo al conjunto de los porteños que la votaron hace casi dos años, sino a sus compañeros del partido en el Congreso". Según Kravetz, la postulación de Michetti "deja entrever, por ejemplo, que Pinedo (Federico, diputado de PRO) es un inútil, y que por eso tiene que ir Miche-tti para resolver los problemas de los porteños". Santilli dijo que "hubo tantas críticas porque empezó la campaña".

Comentá la nota