La candidatura de Kirchner recibió un fuerte respaldo en el Congreso del PJ.

El partido peronista se reunió ayer para cumplir con la formalidad y aprobar el levantamiento de las internas para la elección de candidatos en la provincia de Buenos Aires. Pero más allá de la liturgia, el dato principal fue el contundente respaldo que dieron los máximos referentes del PJ a la postulación del ex presidente. El sello por el que se postulará se llamará Frente Justicialista para la Victoria. Sin embargo, no todos los intendentes y dirigentes bonaerenses están satisfechos con la jugada. Varios de ellos reconocen que preferirían una lista encabezada por Scioli, porque Kirchner les resta puntos en sus distritos.
Nadie lo escuchó en boca del ex presidente. Sin embargo, en el Congreso del PJ todos lo confirmaron: "La fórmula es Kirchner-Scioli", explicó uno de los hombres más cercanos al titular del peronismo nacional. Aunque inmediatamente aclaró: "Nadie lo va a escuchar admitiendo que es candidato hasta que esté oficializada su postulación ante la Justicia, y la primera vez que se admitirá será el 14 de mayo en el Teatro Argentino de La Plata".

De este modo lo más granado del justicialismo bonaerense avanzó un paso más en la posible postulación de Néstor Kirchner, después de que el miércoles el propio ex presidente dejara abierta esa posibilidad, y de que el jueves apareciera registrado en los padrones de la provincia de Buenos Aires.

Ayer, 697 congresales se reunieron en el Centro Deportivo Municipal de Caseros, en el partido de Tres de Febrero. A 14 días de la presentación de las candidaturas ante la Justicia Electoral, el motivo del Congreso del Partido Justicialista de la Provincia de Buenos Aires fue aprobar la habilitación a construir frentes electorales y autorizar al Consejo Provincial a nominar los candidatos de cara a las elecciones del 28 de junio. En el encuentro se avaló además el pedido a la Justicia Electoral para que los padrones contengan 290 inscriptos por mesa y no 390, con el propósito de "aventar sospechas" y "evitar incomodidades" el día de los comicios, solicitud que había sido presentada ante la Justicia días atrás por el vicegobernador Alberto Balestrini.

Con bombos y banderas azules en apoyo a Kirchner, Scioli y Cristina Fernández, las autoridades del PJ lograron en sólo 25 minutos aprobar la cancelación de internas y dejar en manos del Consejo la conformación de listas. En el encuentro estuvieron presentes Balestrini, titular del partido bonaerense; el secretario general de la CGT, Hugo Moyano; el presidente provisional del Senado, José Pampuro; la ministra de Infraestructura de la Provincia, Cristina Alvarez Rodríguez; los diputados Carlos Kunkel y Graciela Giannettasio, y los intendentes de Tres de Febrero, Hugo Curto; de Avellaneda, Baldomero Alvarez de Olivera; de Florencio Varela, Julio Pereyra; de José C. Paz, Mario Ishii; y de La Matanza, Fernando Espinoza, todos jefes comunales que participarían de las "listas testimoniales".

Operativo Klamor. "No estamos dispuestos a hipotecar nuestro futuro, estamos dispuestos a garantizar el triunfo del PJ en todos los niveles", disparó el diputado José María Díaz Bancalari al presidir el encuentro. El ex presidente del PJ bonaerense y Kunkel fueron los encargados de darle vía libre al operativo "Klamor".

"Si me preguntan a mí qué es lo que quiero, yo le digo que sí", respondió Díaz Bancalari sobre la postulación de Kirchner a primer diputado nacional, para lo cual ya se dio el primer paso de inscripción en el padrón bonaerense.

Kunkel, por su parte, aclaró ante PERFIL que el ex presidente no le "oficializó nada", aunque reiteró que "la fórmula será Kirchner-Scioli". Las voces en off no dudan en asegurar que la pareja de 2003 será reeditada. "Está todo listo, no podemos oficializarlo porque lo que estamos aprobando acá es que debe ser el Consejo, una vez que defina fecha de reunión, el que discuta candidaturas, pero es indiscutible que encabezarán Kirchner y Scioli", expresó uno de los hombres encargados de delinear las listas en el territorio bonaerense.

"Con los números que hoy manejan en Olivos, Néstor y Daniel se aseguran la victoria. Kirchner no se va a perder ser la cabeza de lista que triunfe en el peor momento del oficialismo", explicó un funcionario nacional. De este modo se dejó de lado la idea que imperaba hasta la semana pasada en la Casa de Gobierno respecto de la conveniencia de que el ex presidente se bajara y sólo fuera el gobernador bonaerense para mejorar las posibilidades electorales.

El intendente de Florencio Varela, Julio Pereyra, insistió en que Néstor Kirchner "es el mejor candidato" para encabezar la lista, y aunque no estuvo presente en el Congreso, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, también se quiso subir al operativo: "Ha sido el presidente más exitoso desde el retorno de la democracia, los hechos lo demuestran", sentenció Randazzo en un comunicado de prensa.

Al finalizar el congreso, en los pasillos del centro deportivo se comentó que el sello con el que competirá el oficialismo ya está confirmado. Los candidatos del kirchnerismo estrenarán sigla: "Frente Justicialista para la Victoria".

Una postulación que divide al peronismo bonaerense

En territorio bonaerense, el oficialismo no logra obtener un apoyo unánime a la candidatura de Néstor Kirchner. Mientras algunos intendentes juegan todas las fichas a su postulación, en el interior prefieren a Daniel Scioli. En el Conurbano, las posturas están enfrentadas, y hay quienes prevén un fuerte corte de boleta.

En Esteban Echeverría, la fórmula Kirchner-Scioli mide 38% de intención de voto, mientras que el jefe comunal llega a un 50%. "Si se mide a Scioli solo, sube uno o dos puntos", explica un hombre cercano al intendente. Sin embargo, el jefe comunal de Berazategui, Juan José Mussi, sostuvo ante PERFIL que en su distrito "Kirchner solo llega al 42,6% en una encuesta de 1.750 casos". Si a la lista se le suman los apellidos del gobernador y del alcalde, el oficialismo obtendría el 54%.

Un jefe comunal de la primera sección electoral sostiene que "Kirchner mide tres puntos menos que Scioli. Nosotros preferimos que venga el gobernador que normalmente hace recorridas de obras, y no que venga Kirchner a un acto a irritar a la gente con su duro discurso". En el interior bonaerense, los intendentes del Frente para la Victoria están confundidos. "En el interior el radicalismo está siendo muy fuerte. Yo gané las tres últimas elecciones, pero no sé qué puede pasar ahora. Son localidades ganaderas que desde que se cerraron las exportaciones de carne vienen sufriendo mucho y al Gobierno nacional no lo ve de ninguna forma". "No nos sirve de nada que Scioli esté en Junín rescatando los valores de la democracia y la gobernabilidad y en el mismo momento esté Kirchner en San Martín puteando", explica un legislador bonaerense.

Comentá la nota