Candidatos reconocen que hay virulencia en la campaña.

La propuesta del intendente Quintela de convocar a la dirigencia no tuvo consenso.
A pocos días de las elecciones legislativas es habitual encontrar todos los días, en las calles de la ciudad, jóvenes que sacan afiches de candidatos para pegar el de su sector. La situación parece estar legitimada por distintos políticos como una estrategia de campaña que ya generó enfrentamientos entre pegatineros.

El viernes el intendente Ricardo Quintela convocó para hoy a todos los dirigentes políticos para establecer zonas de la Ciudad para dar a conocer las propuestas políticas.

Quintela consideró, en la conferencia de prensa realizada el viernes pasado, que los convocados no tendrán inconveniente en "mediante el diálogo" pautar la utilización de diferentes sectores públicos para la concreción de actos proselitistas.

Asimismo, el Intendente opinó que la campaña se está realizando en forma pacífica, salvo algunos inconvenientes que se suscitaron en los últimos días.

NUEVA RIOJA consultó a varios candidatos sobre la convocatoria del jefe comunal y además sobre el desarrollo de la campaña.

El candidato a diputado provincial por el partido del Frente del Pueblo, Délfor Brizuela dijo una reunión no cambia nada y que sólo serviría para la foto. El Ministro de Desarrollo Social dijo que hay que generar un clima de convivencia democrática, valorar a los otros candidatos y no cargar las tintas sobre cuestiones personales. El candidato a diputado provincial, que tiene en su lista a Teresita Madera, sostuvo además que si bien hubo hechos de violencia, los episodios fueron menores.

Al ser consultado sobre el mensaje que le transmiten a sus dirigentes comentó que en cada discurso buscan dejar esperanza y alegría.

En tanto que el candidato a diputado Jorge Basso, que también reconoció que hay virulencia en la campaña, dijo que no van a conversar. Agregó que hay que evaluar los discursos primero de los dirigentes que pueden generar violencia luego en los militantes.

Guillermo Galván, candidato del radicalismo reconoció que sus jóvenes militantes salen a pegar sus carteles durante el día por cuestiones de seguridad. Señaló entonces que en varios oportunidades sufrieron agresiones en diferentes barrios capitalinos de parte otros sectores.

Galván también indicó que hasta ayer no había recibido ninguna invitación para concurrir a reunirse con el jefe comunal.

Agregó al respecto que no sólo le gustaría hablar de cuestiones vinculadas a la campaña, sino también con otras problemáticas relacionadas con la ciudad como los basurales o la Ley de Coparticipación.

Si bien la convocatoria fue realizada por el Intendente, desde hoy tomará licencia para sumarse a la campaña del Partido Justicialista que lleva a Carlos Luna como primer candidato a diputado provincial.

Comentá la nota