Candidatos.

LANUS 3 - RACING 1: Lanús desplegó fútbol como para pelear arriba; mientras Racing, que arrancó mejor, se fue hundiendo y va a sufrir.
Racing necesitó apenas siete minutos de los mil ochocientos y pico que jugará en este campeonato para darse cuenta de que otro año más tocará sufrimiento. Porque hasta ese fatídico minuto siete era mejor que Lanús; no sólo era mejor, le ganaba con un golazo de Lugüercio, la mayoría de las pelotas pasaba por Yacob, quien distribuía con criterio, Falcón enganchaba desde la derecha, los laterales subían... En fin, Racing controlaba el partido. Y hasta se podría haber puesto 2 a 0 por una llegada al vacío de Falcón. Pero... Cuando se nace para sufrir, no hay nada que hacer: se sufre. Y hoy, y desde hace rato, Racing es un sufrimiento.

No se trata de quitarle méritos a Lanús y echarle la culpa a la suerte. Pero al empate Lanús llegó sin buscarlo. Primero colaboró Campagnuolo con dos despejes de manos de papel, la pelota terminó en el córner y Falcón cometió un penal al que mejor no ponerle calificativos. Así empató Lanús, así empezó a morirse Racing. Porque la confianza cambió de lado. Los chicos de Lanús se pusieron a jugar como saben, de a ratitos, sin necesidad de explayarse demasiado, como regulando, total les era suficiente. Yacob ya no era el dueño de la brújula y las esperanzas de Racing sólo pasaban por la inspirada noche de Lugüercio, que siguió peleando, insistiendo y complicando hasta con el partido definido.

Tanto le costaba a Racing generar peligro como poco a Lanús. No lo hacían mal los de Llop, la intención de hilvanar las jugadas, de desprender a los laterales y de formar sociedades estuvo a la vista, pero faltó cambio de ritmo, otra marcha. Lanús, en cambio, no necesitaba más que la inspiración individual, el saber de todos a qué juegan los demás (qué sencillo es escribirlo y qué complicado lograrlo) y en la generosidad para asistir al compañero mejor ubicado. Como lo hizo Lagos con Sand (la única que falló), como lo hizo el propio Sand con Blanco para el segundo gol. Como lo hacen todos. Y por eso Lanús confirmó que volverá a ser candidato. También lo confirmó Racing, bien pronto. Sus hinchas ya escucharon, en el partido inaugural, la burla de los rivales, que lo mandaron a la B o le auguraron la Promoción. Y no será cuestión de que los refuerzos le cambien la cara, será cuestión de que se la crea, que no arruine las buenas intenciones.

Comentá la nota