Los candidatos no logran unirse ante la cuestión del aborto

Hay contradicciones entre postulantes de un mismo partido; no fue debate de campaña
Los candidatos porteños y bonaerenses de Unión Pro y del Acuerdo Cívico y Social ya dijeron qué planes tienen en materia económica, social e institucional, y los kirchneristas avisaron qué cosas buscarán mejorar y en cuáles profundizar el modelo. Sin embargo, hubo un tema que escapó a todos los discursos y jamás se mencionó en la campaña: si están en favor o en contra del aborto.

LA NACION consultó a los principales candidatos y descubrió que el aborto es, quizás, el único tema en el que los partidos no tienen una postura unificada. Las opiniones son a título personal y todos hablaron de "libertad de conciencia" dentro de sus agrupaciones.

El otro dato fue la falta de definiciones tajantes en la materia, quizá por miedo a espantar votos dos semanas antes de las elecciones. Así, casi todos los candidatos se manifestaron en contra del aborto, pero para evitarlo propusieron mecanismos muy distintos. Por ejemplo, varios postulantes pidieron flexibilizar la ley que actualmente pena el aborto, en aquellos casos en que haya violaciones, fetos con anancefalia o muerte intrauterina.

"Estoy en contra del aborto, creo en cuidar la vida desde la concepción y en todas sus etapas. Nuestro Código Penal contempla perfectamente cada caso de forma de proteger la salud de las madres", respondió a la consulta de LA NACION el gobernador bonaerense y candidato a diputado Daniel Scioli.

El gobernador bonaerense se refería al artículo 86 del Código Penal, que permite el aborto en los embarazos producto de violación en una "mujer idiota o demente" o cuando corra peligro la vida de la madre.

Su contracara porteña, el candidato kirchnerista Carlos Heller, tiene una mirada muy diferente. "Defiendo la igualdad absoluta de género y el derecho soberano de la mujer sobre su salud reproductiva, pero acepto que es un tema controvertido", opinó Heller, partidario de que la sociedad decida si hay que legalizar el aborto votando en una consulta popular.

Francisco de Narváez, candidato a diputado de Unión Pro, que compite contra Scioli, está más cerca de la postura del gobernador. "Estoy en contra del aborto, éste no puede ser un derecho ni parte de una decisión personal", sostuvo, y enseguida aclaró que prefiere trabajar en programas de prevención de embarazos no deseados.

"En lo personal, estoy a favor de la defensa de la vida siempre. Creo en un Estado presente activamente para prevenir los embarazos no deseados y el acompañamiento de las mujeres sin recursos para criar a sus hijos", sostuvo Gabriela Michetti, su compañera porteña, que pidió proveer métodos anticonceptivos a través del sistema de salud pública y enseñar educación sexual en las escuelas.

Dos coincidencias

La compañera de lista de Michetti, Paula Bertol, comparte la misma postura que la ex vicejefa del gobierno porteño, aunque aclaró que en Pro hay diferentes opiniones sobre el tema y destacó que todos coinciden en los dos puntos que marcó Michetti: trabajar en la prevención y en el acompañamiento del Estado a las madres adolescentes. En cambio, hay disidencias sobre qué se entienden por prevención. Mientras algunos promueven todo tipo de métodos anticonceptivos, como la ligazón de trompas de Falopio o la llamada "pastilla del día después", otros rechazan estos métodos.

En el Acuerdo Cívico y Social (ACyS) que forman la Coalición Cívica, la UCR y el socialismo también hay disidencias. "Estoy en contra de despenalizar el aborto y a favor de un gran programa de salud reproductiva", respondió Elisa Carrió, católica practicante y una de las pocas que siempre hicieron público su rechazo. En cambio, la candidata bonaerense de su misma fuerza, Margarita Stolbizer, opinó que si la ley contempla la interrupción del embarazo en la mujer violada "demente o idiota" también debería contemplar los casos de violaciones de mujeres en pleno uso de sus facultades mentales, plenamente conscientes de lo que esa violación les provocó.

"Debería permitirse en cualquier caso de violación, porque si no se está discriminando a favor de la mujer demente, pero en realidad la voluntad fue forzada en ambos casos", coincidió con ella el jurista Ricardo Gil Lavedra, el radical que comparte lista con Carrió en la ciudad.

Empero, Stolbizer y Gil Lavedra se declararon contrarios a avanzar en la despenalización del aborto, igual que su compañero bonaerense Ricardo Alfonsín. "Estoy totalmente en contra, salvo en los casos de violación o los abortos terapéuticos", sostuvo el hijo del ex presidente.

Con una opinión muy distinta, el candidato porteño que va tercero en las encuestas, Fernando "Pino" Solanas (Proyecto Sur) priorizó "el derecho de la mujer a disponer de su cuerpo", dijo que "las sociedades que niegan el aborto lo tienen instalado entre las clases pudientes" y pidió un debate profundo en la sociedad.

"Conceptualmente, estoy a favor del derecho de la mujer a decidir. Además, los abortos clandestinos son una de las principales causas de muerte de las mujeres", lo acompañó en su análisis el candidato bonaerense de Nuevo Encuentro, Martín Sabbatella, en coincidencia con la mayoría de los candidatos de la izquierda.

Comentá la nota