Sin sus candidatos, Jaque fue a Alvear para rendir cuentas y hacer anuncios

El Gobernador recibió aplausos y silbidos en la fiesta ganadera. Recordó que cumplió lo prometido hace un año y sumó algunos compromisos. No estuvieron Bermejo ni Félix y hubo referentes del cobismo y el PD.
En el marco de un almuerzo de la Fiesta de la Ganadería de Zonas Áridas visiblemente politizado tanto por el oficialismo como por la oposición, el gobernador Celso Jaque "recogió el guante" que minutos antes le presentó el presidente de la Cámara de Alvear, Jorge Rubio (ver aparte), y en un discurso de 48 minutos destinó 45 para enumerar medio centenar de "hechos concretos" y algunos anuncios para General Alvear, el departamento que más se caracteriza por sus reclamos.

Ante un auditorio de 1.800 personas con sectores nítidamente diferenciados, su discurso tuvo una permanente repercusión en un auditorio definitivamente dispuesto a hacer sentir su presencia con aplausos o con silbidos. Al hacer uso de la palabra, fue rechazado por cinco silbatinas menores y cuatro mayores al tiempo que fue acompañado por dieciséis aplausos menores, seis mayores y una ovación final. "Estamos más que conformes", respiraron los funcionarios del Gobierno presentes.

El conteo de las expresiones de los asistentes se hizo dificultoso porque en muchos casos los silbidos y los aplausos se superpusieron. El sector de los aplausos constantes se ubicó cerca del escenario y el de los silbidos permanentes en el medio y al fondo del enorme salón de la Cámara de Alvear. Entre ambos existió una absoluta mayoría de concurrentes que a medida de que fue avanzando el discurso terminó aplaudiendo más que silbando. Muchos, decidieron escuchar en silencio.

Celso Jaque desembarcó en la Fiesta con 180 funcionarios y la mesa 7, en la que se sentó, tomó el aspecto de una reunión de gabinete ampliada con la presencia en pleno de todos los ministros, secretarios y la mayoría de los subdirectores y directores, autoridades legislativas y unos cuantos colaboradores.

Llamativamente, no estuvieron presentes en esta tribuna política los principales candidatos del PJ, Adolfo Bermejo y Omar Félix. Únicamente asistió Livia Sandez, también funcionaria de la Dirección General de Escuelas.

En Alvear -como antes en Guaymallén, Las Heras y Godoy Cruz- no se produjo el esperado "cruce" de funcionarios y candidatos del PJ, aunque el Gobernador recorrió también la Avenida Alvear Oeste de la capital departamental. "El cruce se dará cuando avance un poco más la campaña" aseguraron en el entorno del mandatario. Aunque otras fuentes dijeron que la estrategia de los candidatos es no mostrarse junto a Jaque por su mala imagen.

Cerca de "la mesa del gabinete", en la número 6, una mayoría de productores acompañó al presidente de Confederaciones Rurales Argentinas, Mario Llambías, sentado al lado del titular de la Sociedad Rural del Valle de Uco, Mario Leiva. En esa misma mesa se ubicó la diputada radical Silvia Lemos y el titular de UCIM, José Poquet.

La presencia del dirigente de la Mesa de Enlace en Alvear provocó malestar en el oficialismo y el secretario general de la Gobernación, Alejandro Cazabán, -por radio Uno- la consideró lisa y llanamente "una intromisión de sectores ajenos a la región que defienden intereses muy distintos a los de los productores mendocinos".

En tanto, Llambías fustigó al gobernador mendocino: "Sólo lo conozco por las fotos que lo muestran junto a la Presidenta", dijo. No obstante, Jaque y Llambías se dieron la mano ayer a pocos metros del escenario (ver aparte).

Cruces políticos

El encuentro de la Ganadería de Zonas Áridas fue escenario de infinidad de cruces y declaraciones que no permitieron olvidar que faltan 49 días para las elecciones. Así, Cazabán le siguió apuntando al senador nacional radical Ernesto Sanz, a quien acusó de "incurrir en los delitos de malversación de fondos e incumplimiento de los deberes de funcionario público" en el caso de préstamos del Fondo para la Transformación para productores gestionados por la intendencia sanrafaelina en 2000.

"No contesto a una campaña sucia de agravios promovida por gente a la que silban en todos lados", respondió Sanz. "Pedir explicaciones por una firma de pagarés en la intendencia sin autorización del Concejo Deliberante no es campaña sucia", insiste Cazabán.

"No nos vamos a salir de nuestra campaña propositiva. La gente está pidiendo consensos y queremos dárselos", enfatizó la candidata a diputada por el Frente Cívico y Federal, Mariana Juri. La titular de Turismo de Capital aseguró que sigue manteniendo una buena relación con el intendente Víctor Fayad "aunque podamos no coincidir con la metodología de reconstrucción del radicalismo".

Por su parte, el jefe de campaña del Frente y candidato a senador provincial, César Biffi, afirmó sin tapujos que "2009 es un claro trampolín para 2011 y queremos volver a gobernar Mendoza". Y le recordó al oficialismo que "la ley pone un tope para las campañas electorales de 1,7 millón de pesos para los candidatos nacionales y otro tanto para los provinciales".

Entre los demócratas, el diputado nacional Omar De Marchi confirmó que "el federalismo" volverá a ser este año un eje central en la campaña de su partido, al tiempo que consideró que "tanto el PJ como el radicalismo han gobernado Mendoza y han demostrado que no han resuelto sus problemas".

Finalmente, desde el justicialismo, Adaro quiso dejar en claro que los candidatos "no han tomado ni van a tomar distancia del gobierno nacional con el que seguimos compartiendo un proyecto", aunque admitió que en la campaña "podrán aparecer distintas estrategias".

Comentá la nota