Sin candidatos, la UCR festejó al ganarle a Alonso en la ciudad.

Papeles, cantos y votos al aire. Consignas de Alfonsín, de Alem y gritos que reivindicaban la decisión de ir solos a los comicios legislativos, enfrentando al Frente Cívico y a las listas peronistas.
El radicalismo celebró que los números finales, si bien no alcanzaron para ganar en la ciudad, no fueron tan magros como muchas encuestas y dirigentes propios anticipaban.

Es más, finalmente lograron arrebatarle el segundo lugar a su socio local y adversario en la elección de ayer, Gumersindo Alonso. Por ajustado resultado, en la ciudad Aguad fue la segunda opción para la cámara baja.

"No pensábamos lograr esto. Enfrentábamos un aparato enorme y una lista que llevaba como cabeza a un riocuartense. Nosotros no teníamos ni un candidato local para mostrar", reflexionaban ayer, casi a modo de autocrítica, en el bunker local de la UCR.

Unión por Córdoba logró ganar en las dos listas, pero el radicalismo alcanzó el segundo lugar en diputados, aunque Ramón Mestre no pudo con Luis Juez en la ciudad.

Después de la llegada de los bombos y un redoblante, ingresó el intendente Juan Jure. Sonriente trepó las escaleras de ingreso y comenzaron los abrazos.

¿Qué análisis hace de la elección del radicalismo?, le preguntó PUNTAL al intendente.

Es una elección de distrito provincial donde ni el más optimista podía imaginar un resultado como el que finalmente obtuvo el radicalismo. Nos pone en situación inmejorable a futuro. Quedó demostrado que la UCR está de pie.

¿Y en la ciudad?

Fue una elección muy buena del radicalismo.

¿Pese a la derrota?

Fue muy buena. Antes de la elección muchos creían que a lo sumo íbamos a lograr un 18% como máximo. Y al terminar, en la ciudad superamos al Frente Cívico en la lista de diputados. Los resultados finales mostraron que se repitió lo que cada fuerza sacó en la elección para intendente. Por eso creemos que algunos se apuraron al salir a festejar muy eufóricos. Habría que regalarles un contador.

¿No lo complica la derrota frente a Unión por Córdoba?

No, al contrario. Insisto que la coalición sacó lo mismo que el año pasado, y el radicalismo lo hizo sin candidatos locales.

Vencieron a Gumersindo Alonso, ¿esto tiene impacto puertas adentro del gobierno municipal?

No. Nosotros tenemos un compromiso hasta 2012 todos juntos. Y en pleno proceso electoral teníamos gente en el gobierno que trabajaba para una lista y otros que lo hacían para otra. Fuimos respetuosos de esta situación que hacia afuera nos encontrara trabajando para diferentes candidatos.

¿No se arrepiente de haber plebiscitado su gestión como señaló en un acto de campaña?

No, porque salió muy bien. Además, en una lectura rápida de los comicios la distribución de votos no se modificó en la ciudad. Y a aquello lo dije en medio de un acto donde traté de ponerle todo al partido al que pertenezco.

En el bunker radical seguían obteniendo los resultados parciales y los festejos tenían dos sentidos: por haber evitado un golpe fuerte en la ciudad y por haber sumado para alcanzar una victoria en las listas de diputados nacionales en la provincia. "Cada mesa que llegaba desde Río Cuarto a la Capital era un festejo porque allá se pensaban que el sur podía ser un desastre, y con mucha militancia y muy poca plata logramos evitarlo", se entusiasmó un referente partidario.

"El puesto de postulante a gobernador sigue vacante"

Entre los históricos que llegaron temprano a la sede radical de calle Cabrera, Miguel Angel Abella era uno de los más entusiastas con el desempeño de la UCR.

"Esto nos llena de esperanza porque el futuro va a encontrar a un radicalismo más fuerte", dijo el ex intendente.

"El justicialismo se presentó en tres partes, el de UPC, el Frente Cívico y el del Frente pra la Victoria", destacó Abella.

¿Aguad en la provincia y Cobos a nivel nacional serán las cartas de la UCR en 2011?

El radicalismo se debe un fuerte debate interno y ahí van a ir surgiendo nuevas figuras, pero que ven un radicalismo probablemente distinto al de Cobos y probablemente distinto al de Aguad. En Córdoba, la candidatura radical es un cetro vacante.

Comentá la nota