Candidatos debatieron en la Facultad de Derecho

Expusieron sus ideas de cara a los comicios del domingo. La convocatoria corrió por cuenta del Sindicato de Prensa.

Seguridad, salud, educación y trabajo fueron los cuatro ejes sobre los cuales giró el último debate público entre algunos candidatos a concejales celebrado ayer en el Aula Magna de la Facultad de Derecho.

La organización corrió por cuenta del Sindicato de Prensa y se desarrolló bajo una modalidad particular, ya que en lugar de analizar los principales temas de campaña, cada candidato se sometió a las preguntas de los espectadores. La intención de los organizadores fue darle al asistente la posibilidad de preguntar a los postulantes a ocupar una banca en el Concejo Deliberante sin el nexo del medio de comunicación.

Los candidatos que participaron fueron Alfonso Basso (Unión-Pro Lista 162), Carlos Arroyo (Frente es Posible), Guillermo Eciolaza (Coalición Cívica), Nicolás Maiorano (UCR), José Luis Zerillo (Nuevo Encuentro), Luis María Ocampo (Unión-Pro Lista 55), Daniel Medina (Partido Socialista), Raúl Contreras (Con Vos Buenos Aires), Alejandro Martínez (Política Obrera), Eduardo Romanín (PASO) y Eduardo Pezzati (Acción Marplatense). Antes del final, y debido a compromisos ya asumidos, Pezzati dejó el lugar para ser ocupado por su compañero de lista, Héctor Rosso.

Los representantes de las distintas fuerzas políticas, no sin desprolijidades y el apuro propios del cierre de campaña, explicaron algunas de sus propuestas, aunque por coyuntura las mayores preguntas del público estuvieron destinadas a cómo se logra solucionar el problema de la inseguridad en Mar del Plata.

Al respecto, Pezzati, candidato oficialista, indicó que desde Acción Marplatense se están haciendo grandes esfuerzos por mejorar en este ítem. "Una mayor presencia policial en las calles, los acuerdos por el apoyo de prefectura y las inversiones para prevenir el delito son algunos de los hechos concretos de este gobierno", dijo Pezzati.

A su turno, Arroyo exigió que en lugar de poner el énfasis en atacar las consecuencias se debería "apuntar a las causas, a elevar la calidad desde la educación y la inclusión". Luego Arroyo se dedicó a ofrecer en caso de ser elegido una visión más crítica sobre el gasto público y a denunciar a aquellos concejales que "aprueban ordenanzas y luego hacen un deporte para firmar excepciones".

Romanín pidió "revertir la decadencia en la que ha caído la ciudad, que ya no es más 'La Feliz' ni la 'Perla del Atlántico'. Hay tres Mar del Plata, la de San Martín, ese Bronx con chicos merodeando, la paqueta de Güemes y Alem y la de los barrios periféricos, que no tienen nada".

Luis María Ocampo y Alfonso Basso, que van por listas separadas de Unión-Pro, prefirieron no mostrar posturas encontradas. El ex sacerdote acentuó, por natural formación y convicción, su necesidad de trabajar fuertemente en las políticas de inclusión social y se mostró en desacuerdo con ciertas características de la campaña. "esto de las listas testimoniales, listas espejos, de los excesivos gastos, por ejemplo nuestro partido que tiene dos listas... hay que generar una conciencia para la próxima".

Basso aclaró que pedir la cantidad de policías que Mar del Plata merece no es militarizar la ciudad. "A Mar del Plata, por stándares internacionales, le corresponden 3.000 efectivos policiales y hay que gestionar por eso. En cuanto a la salud, seguimos firmes en la exigencia de la historia clínica única e informatizada".

Desde el más radical sitio de izquierda, Martínez se colocó como el "candidato de los sin techos, de los desocupados, de los barrios postergados y de los trabajadores en negro", mientras que Zerillo, candidato por Nuevo Encuentro, entre otras cosas pidió mayor cantidad de políticas municipales que apunten a la empresa social, una experiencia laboral que ya fue puesta en práctica en Italia.

Maiorano, muy crítico del gobierno de Gustavo Pulti, aseguró que en estos momentos "hay grandes contradicciones en políticas de seguridad, educación y salud, y en esto último tenemos el lamentable récord de ser la única ciudad en la provincia en la que aumentó la mortalidad infantil y la cantidad de embarazos no deseados, con todo los problemas que esto arrastra".

Medina resumió la propuesta de su partido en los tres puntos importantes que son "proyectos ya trabajados desde hace tiempo, como el boleto que beneficia a trabajadores y estudiantes, el control en el ingreso a la planta municipal y la libreta sanitaria única".

Eciolaza, fundado en su experiencia laboral, abordó con precisión la problemática habitacional en Mar del Plata y recordó que existen 60 mil familias que viven en complejos sin terminar. "Los planes de viviendas han sido tan mal hechos y diseñados, que se trata de casas agrupadas solamente, que no permite el crecimiento de una identidad barrial, de un sentido de pertenencia. Además, hay 7 mil familias demandando una vivienda, y el ritmo de construcción es menor al crecimiento de la demanda y encima las casas que entregan son de baja calidad", concluyó.

Por último, Raúl Contreras protagonizó la gran polémica de la tarde cuando aseguró que a la delincuencia habría que anticiparla desde lo genético. "Por métodos científicos se puede establecer una genética que orienta a esa persona hacia la delincuencia", dijo y provocó la reacción de los demás candidatos. "Yo soy médico y puedo opinar", intentó defenderse y justificarse Contreras.

Comentá la nota