Los candidatos cordobeses, con poca estrategia en la Web

La mayoría de los postulantes a senadores y diputados tienen sitios, pero proponen lo mismo que en otros formatos y casi no interactúan con los votantes.
A 29 días de las elecciones, la mayoría de los candidatos cordobeses todavía no tienen una estrategia política coherente en la Web, algo que sorprendería al "primer mandatario digital", como definió Joseph Crump, ejecutivo de la compañía Razorfish, al presidente de EE.UU., Barack Obama, por el uso que hizo de las nuevas tecnologías para fines políticos.

En la que será la primera campaña plenamente 2.0 –en alusión a la Web 2.0, término concebido por el informático Tim O´Reilly- en nuestro país, los candidatos locales siguen empeñados en utilizar mayormente la TV, radio y gráfica, vías, como describió Gustavo Martínez Pandiani en su libro Marketing político, de comunicación tradicionales para transmitir propuestas.

Ello pese a que el acceso a Internet creció en Argentina, ya que, según la consultora Prince&Cooke, hay 20 millones de usuarios y Carrier y Asociados, 18 millones. En Córdoba, sigue creciendo la cantidad de internautas: el 42 por ciento de los cordobeses mayores de 18 años ya son usuarios (unos 380 mil habitantes), señala a La Voz del Interior, Santiago Gómez, de Delfos. Un segmento etáreo clave que utiliza la Web y que podría ser aprovechado mucho más por los postulantes.

"La tibia presencia de los candidatos en la Red parece desoír estadísticas y experiencias exitosas en marketing político 2.0", dice María Elena Brizuela, coordinadora de la Especialización en Periodismo Digital del Colegio Universitario de Periodismo (CUP). Incluso, las redes sociales y blogs "están creciendo dos veces más rápido que (...) los buscadores, sitios, descarga de software y E-mails", de acuerdo con un informe la consultora Nielsen.

Pero algunos candidatos comenzaron la cibercampaña en redes sociales y sitios -el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, liderado por el subcomandante Marcos, comenzó a utilizarlos para promocionarse en las elecciones mejicanas de 2000-, plataformas rápidas, baratas y más abarcativas para llegar a los votantes, pero con quienes casi no interactúan.

Candidatos. El candidato a senador Luis Juez ( Frente Cívico ) cuenta, además de una biografía en la enciclopedia Wikipedia, con dos blogs (click acá y aquí ), un sitio con contenido multimedia (fotos, audios, videos, encuesta), pero sin propuestas, Facebook (tiene dos perfiles), donde interactúa con sus seguidores y un canal desactualizado en Flickr (portal de fotos).

El postulante a senador Ramón Mestre (UCR) ofrece informaciones en su sitio (con algunos errores de ortografía), E-mail, aunque en la sección "Mis propuestas", no existía ninguna hasta la semana pasada.

Tiene canal en YouTube -no es actual-,un blog (que fue montado para las elecciones de 2007, pero ahora no posee información actual), perfiles en Facebook, pero no interactúa ni menciona su candidatura para senador, sólo su objetivo de ser intendente en 2011.

En tanto, el portal del candidato Oscar Aguad casi no tiene información actual y no interacciona en Facebook -la red social gratuita de Mark Zuckerberg, que cuenta con 200 millones de usuarios en todo el mundo y que, según el periodista Tom Hodgkinson, recibió fondos de inversores de capital de riesgo de la CIA- donde tampoco comunica sus objetivos.

Sin embargo, ambos cuentan con un sitio conjunto donde exponen sus trayectorias y propuestas, pero no permiten dejar comentarios en los contenidos.

Eduardo Mondino, de UPC, tiene web propia (además de la del partido ), pero no utiliza Facebook, ni Flickr, su canal de YouTube no está actualizado, y tampoco permite comentarios en los contenidos, los mismos que son promocionados en otros formatos, sólo que subidos a Internet.

Eduardo Accastello, del Frente para la Victoria, tiene perfiles en YouTube y Facebook, donde interacciona, usa Flickr y su sitio posee contenido multimedia (no permite comentar en los textos), pero todavía está "en construcción".

Liliana Olivero (Fitas) tiene sitio pero poco actualizado, al igual que el Partido Obrero y Encuentro por Córdoba, de Touriño. El MST-Nueva Izquierda; Frente PRO-Federal; MID; MUP y Concertación Popular no tienen sitio local ni presencia en redes sociales.

En ningún caso, los candidatos utilizan Twitter y MySpace, y, excepto Juez, tampoco permiten realizar donaciones monetarias, algo clave en la estrategia de Obama (ver La era… ). En gacetillas, spots y afiches –salvo Mestre, Accastello, Juez y Touriño en este punto– los postulantes no incluyen la dirección de su web.

En contra. El punto más llamativo es que los candidatos, como destacó este diario en un informe publicado para las elecciones de 2007, casi no interactúan con los internautas en la Web y reproducen casi iguales contenidos de campaña que en los demás soportes (ver Poca cibercampaña en Córdoba, 15/04/07).

Para Brizuela, el que los candidatos desconozcan la potencia de la Web remite también a "omisiones en transparencia de gestión, acceso a la información pública, participación ciudadana y debate real en Internet, además de acciones políticas para superar las barreras de acceso y apropiación de estas tecnologías".

Manuel Frascaroli, consultor de medios digitales y docente, asegura que en nuestro país no hay una alfabetización digital en la sociedad ni en la dirigencia política, algo que, según advierte, está "fuera de la agenda".

De cualquier forma, tampoco cree que los candidatos deban tener presencia en la Web "por que hay que estar", ya que "no tiene sentido estar presentes sino se va a participar de la ‘conversación 2.0’".

"Primero deben plantearse una estrategia de comunicación", aconseja. De hecho, los candidatos a diputados Francisco de Narváez , Carlos Heller y Jorge Ceballos tienen sitios, poseen perfiles y publicitan en Facebook. Incluso, la presidenta, Cristina Fernández, el vice, Julio Cobos, y políticos como Elisa Carrió , Mauricio Macri, entre otros, cuentan con sitios y presencia en redes sociales.

Comentá la nota