Candidatos a concejales se pasearon por el deliberativo.

Juan Arenaza, de la Coalición Cívica, y Oscar Larramendi, del zuccarismo, asistieron a la sesión de ayer. Buscan interiorizarse del funcionamiento del legislativo. Se llevaron poco.
Raro y atípico, aunque suene a los más lógico. Ayer dos candidatos a concejales de Pilar se hicieron presentes en la sesión del Concejo Deliberante.

Juan Arenaza, 1er. postulante por la Coalición Cívica (C.C.), acompañado por la asesora de bloque de la C.C., María Rosa Batalla, siguió de cerca la sesión.

El titular del sindicato de Camioneros, Oscar Larramendi, hizo lo mismo en representación del oficialismo.

El encuentro entre los ediles fue breve, pero mostró algunos encontronazos entre el oficialismo y el ex zuccarista Héctor Carrión, candidato a ser reelecto por el Partido Renovador.

Carrión cuestionó que desde que se separó del bloque zuccarista, acusado de ocupar terrenos fiscales (denuncia que no fue comprobada y que de hecho fue descartada por el Concejo) aún no ha recibido un espacio físico para trabajar, no tiene teléfono y no le han nombrado personal.

"Hay que ver quién es el canalla que genera todo esto", golpeó Carrión, ante la mirada atenta y sorprendida de Arenaza y Larramendi.

Carlos Olivera, jefe de la bancada Z, le pidió a Carrión que no haga campaña en el recinto, y le solicitó que se retracte de sus palabras, al llamar "canalla" al Presidente del Concejo, quién es el que decide los nombramientos y los lugares en los que trabajan los ediles.

Al finalizar la sesión, Olivera destacó la presencia de los candidatos y referentes de ambas fuerzas, a los que les deseó suerte en las próximas elecciones.

"Aunque más suerte a los del oficialismo que al resto", sonrió Olivera.

—¿Qué le quedó de la sesión?—, preguntó Pilar de Todos a Arenaza.

—Como ustedes saben yo he asistido a varias sesiones en distintas oportunidades y con distintos gobiernos, pero ésta en particular me pareció más bien una sesión administrativa.

—Se coló un poco al principio la política con las declaraciones de Carrión y a lo último con las de Olivera cuando les deseó suerte—, apuntó este medio.

—Sí, es algo que Olivera quiere para su partido y nosotros queremos lo mismo para el nuestro—, indicó Arenaza.

—¿Cómo imagina el Concejo después del 10 de diciembre o cómo lo anhelaría?

—Creo que el Concejo Deliberante debe ser una figura muy importante, no es como se dice normalmente una escribanía de los actos del intendente. El concejo debe sesionar cambiando ideas, controlando, resaltando lo que se hace por Pilar y lo que se pide para Pilar. Debería tener una jerarquía importante y eso es lo que nosotros anhelamos. Pero creo que Pilar debe ir creciendo en cuanto a esos temas: la capacidad de poder gobernar con profesionalidad y eso lo da la democracia, de la que no tenemos tantos años de experiencia—, analizó el primer candidato por la Coalición.

Larramendi, por su parte, sí estrenó por primera vez participar en una sesión del HCD de Pilar, y fue el segundo oficialista en darse a la cita, ya que en la reunión anterior había picado en punta el 5to. postulante del oficialismo, Walter Roldán.

—¿Qué experiencia se lleva de la sesión?—, preguntó Pilar de Todos a Larramendi.

—Es la primera vez que estoy; vi algo normal y que uno más o menos se imaginaba. Lo que sí, tratando de ser imparcial, el poco debate que vi me pareció más convincente la parte del oficialismo que lo que proponía el concejal de la oposición—, respondió Larramendi, en referencia a otro de los cruces entre Olivera y Carrión. En este caso, el ex zuccarista pedía crear un registro de donaciones, a lo que Olivera le respondió que como es el Concejo el que avala o no ese mecanismo, alcanza con mirar el archivo de ordenanzas aprobadas por el deliberativo.

—¿Qué rol cree que debe tener el Concejo?

—Sobre todo tratar de dar la mayor cantidad de soluciones a las necesidades de los habitantes de la zona. Los votaron por algo y tienen que tratar de defender al máximo a esos que los apoyaron. Pero vi, por ahí por mi ignorancia, que hay expedientes que quizá habría que tratarlos con más tiempo; estuve solamente una hora y es la primera experiencia que tengo, quizá me equivoque.

—¿Se está probando el traje por si tiene que asumir?, el oficialismo confía en que va a meter 8 concejales

—No, todavía estoy trabajando por las dos partes, caminando los barrios y haciendo cosas por mi gremio—, finalizó Larramendi.

Comentá la nota