Candidatos que no son más que una cara bonita

Los redactores de plataformas, propuestas de partidos políticos y planes estratégicos de largo plazo, mejor que vayan buscando un buen seguro de desempleo. Una investigación realizada en los EE.UU. arrojó resultados inquietantes: la "cara" de los candidatos (puntualmente, "tener cara de competente) predice con un altísimo grado de exactitud el resultado de elecciones
.El autor del estudio es Benjamin Shapiro, un polítólogo norteamericano conservador, cercano al partido republicano. A fines de 2007 Shapiro realizó el siguiente experimento: le preguntó a un panel de 200 personas a quién votarían "por la cara" y les mostró imágenes de candidatos de países chicos, que no eran conocidos, y que participaron en elecciones reales.En más de dos tercios de los casos relevados, el ganador fue el mismo que eligió el panel. "Sabíamos que la imagen de los candidatos es importante, pero no hasta este punto", le contó Shapiro a Clarín por correo electrónico.

El consultor explico que el experimento se realizó en distintos países, pero aún no en América latina. A Shapiro no le extraña que los afiches políticos tengan cada vez menos mensajes y se centren crecientemente en mostrar el rostro de los candidatos. "Al final del día, estamos predispuestos genéticamente, y hay toda una teoría evolutiva para explicarlo, a confiar a aquellas personas por la primera impresión que nos generan". No todos los publicistas están dispuestos a aceptar esta hipótesis. "Los estadounidenses lanzan teorías nuevas todo el tiempo", dice el especialista en comunicación política Ernesto Savaglio, " con este criterio (el de Shapiro) Menem o Bachelet jamás hubieran llegado a la Presidencia".

Comentá la nota