Candidatos 2009 al HCD: Todos quieren seguir …

(Por José Haro) La oferta electoral que la dirigencia quilmeña presentó este fin de semana a la ciudadanía tiene varios datos curiosos y preocupantes.

La mayoría de los candidatos de los tres frentes electorales con más chances de lograr representación en el HCD (FPV-PJ; Unión-Pro; y Coalición), son concejales que van por su reelección, ex concejales, parientes o personas directamente vinculadas a ex ediles.

En el oficialismo del FPV-PJ, Gutiérrez (aliado con Camaño y Aníbal Fernández) va con su candidatura testimonial acompañado en los primeros 7 lugares por dos concejales aliados que van por su reelección (Otamendi y De Fazio) y por una diputada que va como legisladora municipal (Edith Llanos -su esposo Baltazar Soto ya fue concejal hace dos años-).

En tanto, las dos lista de Unión-Pro muestran un armado similar aunque con matices más evidentes aún. La Lista oficial apadrinada por el ex intendente Villordo lleva como candidato al concejal Roberto Gaudio que es la tercera vez que se presenta (2005; 2007 y ahora 2009) y tiene dos años más de mandato -seguramente renunciará para que pueda asumir Lucía Coria, hija de Mary Lobos -otra ex concejal que responde a Villordo-. En el segunda lugar, va como candidata la actual secretaria del concejal José María Salustio (legislador que está cumpliendo su 3er. mandato en el HCD y tiene dos años más de mandato); el tercero es José Casazza (colaborador directo desde hace años del histórico dirigente del PJ, Ángel Abasto) y el cuarto lugar es para el abogado Luis Bratti (actual secretario del concejal de RECREAR, Daniel Turqui).

La lista colectora de Unión-Pro lleva como cabeza de la lista a Jorge Molina (actual concejal, vice-Intendente con dos años más de mandato y primero en la línea sucesoria de Gutiérrez). Lo acompaña el ex concejal Jorge Aquino (ya ocupó una banca en el H.C.D. en tres ocasiones y va por la cuarta oportunidad); el tercer lugar lo ocupa Laura González (esposa del actual concejal Ricardo Argüello con dos años más de mandato); en el cuarto va Gladys Fariña del PRO (ex concejal en la anterior gestión) y en el quinto escaño va Héctor Paladino (es cuñado del ex diputado provincial Antonio Saucedo, y su esposa ya fue concejal hace cuatro años).

Los candidatos de la Coalición Cívica local muestran un caso increíble y patético. Es el de la candidatura de la madre del dirigente del GEN, Diego Buffone, que va en la lista delante de su hijo con la única intención de dar cumplimiento al cupo femenino. Luego de las elecciones renunciaría para que su hijo ocupe la banca que le corresponde al GEN (casi como si fuera un bien personal) en el acuerdo alcanzado con el ARI y la UCR. Fue la forma que Buffone encontró para garantizar su concejalía. Cabe mencionar que la Coalición lleva como candidatos a un concejal que va por su reelección y al hijo de un ex senador provincial de la UCR como segundo aspirante en la lista.

Todos tienen derecho a participar, pero al ritmo de la indiferencia ciudadana, queda la sensación de que algunos se abusan del clima reinante en la sociedad. En la última elección, en Quilmes casi 39.000 personas votaron en blanco o nulo, diecisiete mil votos más que en la crisis del 2001. Con la oferta electoral que acaban de presentar los dirigentes de la ciudad no sería de extrañar que esa cifra sea ampliamente superada en las elecciones de junio.

Comentá la nota