"No voy a ser candidato porque tengo un deterioro en la opinión pública"

Estuvimos conversando dos horas y media; una gran y esforzada reunión", cuenta Ricardo López Murphy, en su oficina porteña, sobre el encuentro de anteayer con Elisa Carrió, en el que hablaron sobre la conformación de un frente opositor. López Murphy también puso sobre la mesa su renuncia a ser candidato.
¿Por qué esa decisión?

No voy a ser candidato por una razón muy sencilla: sufrí muchas derrotas electorales y una lectura correcta es que tengo un deterioro en la opinión pública. Espero que mi gesto sirva para aunar voluntades tan diferentes.

¿Por qué no hubo acuerdo electoral opositor en 2007?

No es que no lo intenté. Ya en diciembre de 2003 hablé de una gran coalición, porque me parecía que íbamos hacia un gobierno de características hegemónicas. Me parece que ahora surgió la posibilidad de hacer algo distinto.

¿Qué cambió?

El dramatismo de la situación social y económica.

Cuando habla de situación dramática, miro un cuadro en su oficina, del 2002, donde se exhiben diez cuasimonedas. ¿Ese riesgo existe?

El descalabro fiscal en las provincias es escandaloso. En marzo se va a generar una situación de enorme tensión.

En el 2007, hubo oposición del Partido Socialista a que usted se sume a la Coalición Cívica...

No creo que ese haya sido el motivo decisivo. No se pudo por razones sobre las que cada cual tiene una valoración. Hay que mirar al futuro.

¿Pero en ese futuro no habrá resistencias a su incorporación a un frente donde esté el socialismo?

No tengo ganas de colarme en ningún lado. Ahora, ¿usted cree que estas reuniones ocurren porque uno las anda buscando o porque debe haber interés mutuo? Tengo una actitud constructiva, de zurcir afectos.

Cuando habla de "zurcir afectos", uno piensa en Esteban Bullrich, su ex compañero de fórmula en 2007.

No. Ahí pasaron cosas que no tienen reversión posible.

¿Habla de la interna de Recrear, en 2008 y sus acusaciones de fraude?

Esas acciones ya fueron condenadas por la justicia en tres oportunidades. Para que yo escriba una carta y renuncie a un partido que fundé, es porque hubo episodios muy graves. Hay responsabilidades en valores que no pueden ser infringidos. Yo hice un esfuerzo muy grande para promover esa persona (por Esteban Bullrich).

¿Y Mauricio Macri?

En el caso de Macri, hay más diferencias con su programa.

¿Qué opina del primer año de gobierno del PRO?

Tengo una decepción muy profunda. Mi valoración es que las cosas no salieron bien en un sentido sustancial: los programas de infraestructura, el episodio con el juego y la Nación. Hubo una construcción fantasiosa (el PRO) que terminó muy mal. Ya está.

Al ver a ex radicales como Carrió, Stolbizer, usted mismo, en conversaciones con la UCR oficial, ¿no fue un error haberse ido del partido?

Lea otra carta, la que, con dolor, escribí cuando decidí la renuncia a un partido en el cual habían militado mis abuelos, mis padres. El radicalismo había tomado la decisión de apoyar a Duhalde, en 2002. Y yo estaba en las antípodas. Aquí se trabajó para echar a un gobierno. No podía convivir con eso.

Kirchner compara los actuales movimientos de la oposición con lo que fue la formación de la Alianza.

El debe pensar que el riesgo más grande que corre su proyecto hegemónico es una derrota electoral, a mitad de mandato. Menem terminó tras la derrota del 97.

¿Para usted es clave este 2009?

Como para él. Kirchner no es zonzo. No lo subestime. Va a hacer lo imposible para que no haya un frente opositor. Su propia fuerza se fragmenta a dos puntas. Hacia el justicialismo crítico, como De Narváez, Solá, los Rodríguez Saa, Macri...

¿Dijo Macri?

Macri está ahí. ¿Qué están haciendo Ritondo, Amoroso, Diego Santilli (legisladores porteños peronistas del PRO)? El proyecto es regenerar al justicialismo, tras el colapso de este gobierno. El kirchnerismo sufre otro desprendimiento, por izquierda.

¿Entran peronistas en el frente opositor que imagina?

El grueso del peronismo se irá al justicialismo crítico. No los veo moviéndose hacia otro lado.

¿No lo ve a Solá como opositor?

Solá va a intentar ser alternativa a Kirchner, desde el justicialismo. -Carrió dijo que con Reutemann se sentaría a tomar un café.

Uno debe ser cordial y cortés; otra cosa es coincidir.

¿No ve posibilidades de coincidencias con Solá y Reutemann?

Chiche Duhalde, que es muy franca, dijo que no se debe mezclar por mezclar. Pienso igual.

¿Ve a Cobos dentro del frente opositor?

Me parece que debemos tener la mayor amplitud para armar el espacio más amplio posible. Lo primero que debe hacer (Cobos) es respetar su mandato, por el que fue votado. El tiene que cumplir un rol institucional.

Comentá la nota