CANDIDATO DEL PARTIDO OBRERO Bravetti piensa "estatizar Mercedes Benz para renovar los colectivos"

A los 44 años, el obrero gráfico Miguel Bravetti, primer candidato por el Partido Obrero (PO), busca por segunda vez una banca en el Honorable Concejo Deliberante (HCD). En caso de obtenerla, se cuestiona: "¿Por qué no podríamos impulsar la estatización de Mercedes Benz y colocar su producción al servicio de las necesidades populares?"
Con residencia en Isidro Casanova, Bravetti es militante del PO desde hace casi 25 años y fue secretario general de la comisión interna de la empresa gráfica Interpack. "La Matanza es un reflejo de la situación de todo el país", abre el juego.

"Nuestro mensaje a la ciudadanía matancera es que hay que darles la espalda a estos políticos, que son los principales responsables del desastre social que vive nuestro Distrito, que no es solamente el resultado de malas administraciones, sino de todo un régimen político que nos gobierna desde hace 25 años", continúa el postulante.

Según su propuesta, "en vez de reservar recursos millonarios a sostener y rescatar a las empresas, hay que destinar ese dinero de los trabajadores a poner en pie un plan al servicio de los trabajadores". "En contraste con los enormes beneficios que han tenidos los sectores empresarios en los últimos años, hay miles y miles de vecinos hacinados en barrios y desprovistos de los servicios básicos como el agua potable", protesta.

Enseguida, agrega: "Hay un colapso sanitario que no tiene nombre y seis hospitales vaciados para millones de matanceros; la situación laboral es desastrosa, con más de cinco mil establecimientos clandestinos; miles de compañeros en condiciones de semiesclavitud, por debajo de la línea de subsistencia y sin ningún tipo de seguridad".

Este último problema, sostiene, "emerge cada tanto en la forma de una catástrofe, como en Aerosoles Argentinos (en referencia a la explosión, en 2007, de una fábrica en Virrey del Pino)". "Con el estallido de la crisis mundial, la situación se está agravando aceleradamente con miles de despidos y suspensiones, incluso en las empresas más importantes del Distrito, como Mercedes Benz", completa Bravetti.

"Hay que prohibir los despidos y las suspensiones, repartir entre los empleados las horas de trabajo en las fábricas que hayan bajado su producción y luchar por un aumento del salario", arenga, aunque concede que "son medidas elementales".

Por eso, añade: "Deben integrarse con medidas de fondo: la nacionalización de la banca es la única iniciativa efectiva para parar la sangría de capitales, porque la crisis la tienen que pagar sus responsables, es decir, los capitalistas".

"Un concejal podría impulsar una primera resolución que apunte a prohibir los despidos y las suspensiones. ¿Por qué no podríamos impulsar la estatización de Mercedes Benz -cuestiona- y colocar su producción al servicio de las necesidades populares?"

En ese sentido, apunta que la producción "podría usarse, por ejemplo, para renovar el parque de transporte de colectivos del Distrito, que es un desastre. O proveer de ambulancias a los hospitales". Y resume: "Hay que invertir la fórmula y poner los recursos al servicio de los sectores explotados".

Comentá la nota