Si es candidato, Kirchner quiere a todos en la lista para que juegen su suerte con él

Si es candidato, Kirchner quiere a todos en la lista para que juegen su suerte con él
La pelea con el agro y la sangría dirigencial debilitaron la estructura peronista. Ante la necesidad de un triunfo, se intensifica el operativo Néstor candidato
Que el candidato va a ser Sergio Massa. Que el jefe de Gabinete dice ante sus íntimos que antes prefiere volver a la intendencia de Tigre, a la que pidió licencia para ir al gabinete nacional. Que el ministro del Interior, Florencio Randazzo, también se anotó en la discusión. Que el Plan B se llama Alberto Balestrini, vicegobernador de Buenos Aires. ¿Por qué no todos en una lista con Kirchner?

La sangría de justicialistas de las filas K y la necesidad de un amplio triunfo bonaerense hizo que esta alternativa se esté evaluando en el laboratorio electoral que se instaló en la Quinta de Olivos. El único que decide la estrategia, y no es una novedad, es el patagónico, quien sin embargo escucha más de una sugerencia de los pocos que acceden a ese infranqueable bunker. Un dirigente de ese selecto grupo hace unos meses atrás sólo argumentaba la versión de Néstor candidato como un globo de ensayo, que tenía como objetivo medir la imagen del patagónico y, a su vez, tener a la tropa bonaerense encolumnada.

Pero el escenario cambió, y mucho, para el kirchnerismo, que ahora comienza a sentir el efecto de los golpes por la pelea con el agro, la crisis financiera y la estampida de algunos dirigentes de peso del PJ.

Ante este panorama, el ‘no’ rotundo del dirigente que milita bajo el ala de los Kirchner desde sus inicios en Santa Cruz cambió por un llamativo silencio, al que le siguió un “no sé, puede ser. Ahora Néstor está evaluando, y si la coyuntura lo obliga y se lo piden, juega”.

No se trata de un brusco golpe de timón, sino de una posibilidad que va madurando en la intimidad de Olivos. Se trata de una realidad política ante un escenario que se transformó vital para el proyecto K, y en el que el titular del PJ necesita imperiosamente de un holgado triunfo. Máxime sabiendo que el kirchnerismo se encamina hacia un revés en las urnas en provincias como Santa Fe, Córdoba y la Ciudad de Buenos Aires, tres distritos que con el bonaerense tienen el mayor peso electoral a nivel nacional.

Kirchner aún no tomó la decisión final. Pero las fichas se van acomodando para que el patagónico se calce el traje de candidato. Por eso no es casual que los intendentes, dirigentes y legisladores (hay que destacar la voz de Carlos Kunkel, quien fue uno de los que inició el operativo Cristina candidata a Presidenta, cuando el patagónico aún dejaba flotar la duda si iba a ser pingüino o pingüina) se turnan para pedir que el nombre de Kirchner, pero el de Néstor, figure a la cabeza de las lista provincial.

A pesar de ello, Massa, Randazzo, Graciela Ocaña o Balestrini siguen siendo posibles candidatos. Es que, según la fuente, si Kirchner juega (o sea se candidatea) van todos en el barco K.

Comentá la nota