Una candidata de Carrió denunció un ataque de una patota kirchnerista

"Conocemos tus movimientos y los de toda tu familia", llegó a escuchar antes que dos hombres le propinaran una golpiza en Merlo. Mónica Barría, postulante a concejal escolar, no duda en acusar: "Eran del FpV, lo sé y me hago cargo", sostuvo.
"Bajate hija de mil puta. Nosotros conocemos tus movimientos y los de toda tu familia". La candidata a concejal escolar de la Coalición Cívica (CC) en el partido de Merlo, Mónica Barría, venía de repartir volantes y de presidir una reunión para fiscales principiantes cuando dos hombres encapuchados interceptaron su paso, sujetaron sus manos, apretaron su cuello y la golpearon hasta cubrirle la cara de moretones.

"Fue ayer (lunes) entre las 19 y las 19.30. Es la primera vez en mi vida que recibo una amenaza", inicia Barría su relato, que ondula entre la sorpresa y la sospecha predecible. "Se de dónde vino y me hago cargo, del Frente para la Victoria", señala convencida a Criticadigital.

Las intimidaciones no son nuevas. "El jueves pasado tuve un auto parado dos horas en mi casa, tomó fotos de mi casa, de donde yo vivo. Pasó otro señor, hablaba con handi, hablaba con la gente. Como una persecución", explica la candidata de la agrupación que lidera Elisa Carrió en un intento de atar cabos. A cinco días de las elecciones, la única conjetura posible para ella surge de que son "la única lista opositora a ellos, acá, en el partido de Merlo".

Barría milita hace tres años en el ARI, ahora CC. Tiempo suficiente para que la gente de su municipalidad, Mariano Acosta, la conociera. "Yo me acerco a hablar con la gente, les explico, hablo con todos los vecinos", comenta. "A ellos les molesta la retribución de la gente conmigo. Ellos no lo entienden", señala en referencia al partido oficialista, comandado en Merlo por el intendente Raúl Othacehé, a quien Barría dirije todas sus sospechas: "A él lo llaman 'El jefe', como si se tratara de una mafia".

"Su esposa se presenta ahora como concejal. Hace 20 años que está gobernando. Él sabe que se está quedando solo, que de a poco va perdiendo entorno", describe la candidata sin temor a denunciar. "Acá se vive como en un regimen dictatorial", donde "está coartada la libertad de expresión. Ya sea radio, cable, diario está totalmente controlada por el señor intendente. Solo dan lugar a cosas que a él le conviene", continúa en su denunia y se queja: "Este episodio no salió en ningún medio".

Pero las presiones no detienen la marcha. "No tengo miedo. Voy a seguir a volanteando de nuevo, hablar con la gente", asegura. Instalar el miedo "es el objetivo de ellos, a mi me da mas fuerza para seguir luchando", concluye.

Comentá la nota