Sin candado no vale

Caruso se afeitó la barba y el equipo perdió su habitual estilo: los jugadores libres lo superaron en despliegue y llegaron al gol con un cabezazo. Lo igualó Lugüercio.
Las presiones son otras. También la etapa de preparación en la que está inmersa el equipo. La salvedad, quizás excusa fundamentada, de que el plantel recorre la etapa de mayor exigencia física de la pretemporada no debe pasarse por alto. Ayer, en el primer amistoso que organizó Caruso, ante el CEFAR, se vio a un equipo duro, sin rodaje futbolístico y muy impreciso. Para colmo le hicieron un gol. ¡Y de cabeza! El candado no funcionó, a imagen y semejanza de un Richard afeitado (ver Pasó la...). Sin obligaciones más allá de las ganas de mostrarse ante el DT, los jugadores de Racing fueron superados por sus pares libres del CEFAR, que contaron con Livio Prieto (ex Independiente) y Santiago Ladino (ex Vélez) como figuras. Lo mejor que hacía la Academia de Richard, esa perfecta sintonía entre defensa y mediocampo, falló.

Con el agónico empate 1-1 como anécdota, lo más importante para Caruso fue comenzar a delinear el equipo que arrancará el torneo en Rosario, frente a Central. Lugüercio, autor de la palomita del gol en el minuto final, se mostró voluntarioso como siempre y junto a Ramírez, quien ayer apenas tuvo un cabezazo, es una fija para integrar la dupla de ataque. El resto también está definido y serán casi los mismos que evitaron la Promoción. Sólo hay dos lugares para los refuerzos: el arco y el lateral izquierdo. En el primero se destacó Jorge De Olivera. El ex Chicago, quien aún no firmó contrato porque depende de la ida de Gullotta o Cuenca (ver Un apoyo...), sorprendió por su sobriedad y presencia. Y no tuvo responsabilidad en el gol de cabeza, al ángulo, de Gigliotti. Mientras, Matías Cahais aprobó en la punta izquierda.

Los otros nuevos jugaron para los suplentes, quienes enfrentaron a un combinado de juveniles académicos, reforzados por el CEFAR y algunas perlas como el nigeriano Johnson (ver pág. 17). En ese segundo turno se lucieron Velázquez, Steinert y Brítez Ojeda. Cada uno hizo un gol y los tres se llevaron el OK de Caruso.

La primera imagen no fue nada buena y, esta vez, el candado no estuvo. Igual, hay tiempo para recuperar la memoria.

Comentá la nota