En la Cancillería le restaron importancia a la propuesta

Confían en que el gobierno chileno mantendrá su apoyo al reclamo argentino
El Gobierno minimizó ayer el impacto que podría tener en el vínculo bilateral con Chile el ofrecimiento que recibió la petrolera chilena ENAP para vincularse comercialmente con empresas del Reino Unido para la exploración de yacimientos en una cuenca de 50.000 mts2 recientemente descubierta en Malvinas.

"Es inexistente desde el momento en que Chile apoya con firmeza los derechos soberanos argentinos sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes", dijeron a LA NACION en la Cancillería, que conduce Jorge Taiana.

"No tiene la mínima mira de prosperar. Que se hayan reunido no quiere decir nada; lo que queda claro es la necesidad desesperada de los empresarios en asegurarse apoyo continental para operaciones de semejante envergadura; por más que insistan los isleños en que pueden prescindir del continente o bien otro socio, no parece tan viable una operación off shore como anuncian en los diarios. Más cuando es de exploración", dijeron voceros oficiales del Palacio San Martín.

Y agregaron: "Esto se liga, sin dudas, a la necesaria seguridad jurídica que tampoco el entorno geopolítico ofrece, con una disputa de soberanía internacionalmente reconocida y pendiente de solución, lo cual es abiertamente desafiado por el Reino Unido con este accionar ilegal y unilateral".

Voceros de Taiana explicaron que la Argentina estaba al tanto de la información, pero procuraron bajar el tono a una eventual rispidez con el gobierno de Michelle Bachelet ante una eventual decisión positiva en ese sentido.

A criterio del Gobierno, las empresas de bandera británica y del gobierno de las islas "operan ilegalmente en plataforma continental argentina, en abierta violación a la soberanía argentina y lo dispuesto por las Naciones Unidas, motivo por el cual el gobierno argentino ha protestado y denunciado este accionar unilateral e ilegal, siendo aplicables además las sanciones legales correspondientes".

Además, en procura de minimizar eventuales roces con el país trasandino, la Cancillería recordó que "la Argentina valora especialmente el constante respaldo de Chile a los derechos soberanos argentinos, de lo cual diera prueba más reciente en Estoril (Cumbre Iberoamericana) y en Montevideo (Mercosur), lo que se suma al tradicional apoyo bilateral y multilateral en foros como la ONU, la OEA entre otros foros internacionales".

El Gobierno minimizó ayer el impacto que podría tener en el vínculo bilateral con Chile el ofrecimiento que recibió la petrolera chilena ENAP para vincularse comercialmente con empresas del Reino Unido para la exploración de yacimientos de hidrocarburos, en una cuenca de 50.000 metros cuadrados recientemente descubierta en Malvinas.

"Es inexistente desde el momento en que Chile apoya con firmeza los derechos soberanos argentinos sobre las islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes", dijeron a LA NACION en la Cancillería, que conduce Jorge Taiana.

"No tiene la mínima mira de prosperar. Que se hayan reunido no quiere decir nada; lo que queda claro es la necesidad desesperada de los empresarios en asegurarse apoyo continental para operaciones de semejante envergadura; por más que insistan los isleños en que pueden prescindir del continente o bien otro socio, no parece tan viable una operación off shore como anuncian en los diarios. Más cuando es de exploración", dijeron voceros oficiales del Palacio San Martín.

"Seguridad jurídica"

Y agregaron: "Esto se liga, sin dudas, a la necesaria seguridad jurídica que tampoco el entorno geopolítico ofrece, con una disputa de soberanía internacionalmente reconocida y pendiente de solución, lo cual es abiertamente desafiado por el Reino Unido con este accionar ilegal y unilateral".

Voceros de Taiana explicaron que la Argentina estaba al tanto de la información, pero procuraron bajar el tono a una eventual rispidez con el gobierno de Michelle Bachelet, al que consideran cercano a la administración de Cristina Kirchner, ante una eventual decisión positiva en ese sentido.

A criterio del Gobierno, las empresas de bandera británica y del gobierno de las islas "operan ilegalmente en plataforma continental argentina, en abierta violación a la soberanía argentina y lo dispuesto por las Naciones Unidas, motivo por el cual el gobierno argentino ha protestado y denunciado este accionar unilateral e ilegal, siendo aplicables además las sanciones legales correspondientes".

Además, en procura de minimizar eventuales roces con el país trasandino, la Cancillería recordó que "la Argentina valora especialmente el constante respaldo de Chile a los derechos soberanos argentinos, de lo cual diera prueba más reciente en Estoril (Cumbre Iberoamericana) y en Montevideo (Mercosur), lo que se suma al tradicional apoyo bilateral y multilateral en foros como la ONU, la OEA entre otros foros internacionales".

El personaje

Jorge Taiana

Canciller argentino

* Los funcionarios argentinos están convencidos de que la iniciativa británica de asociarse con la empresa estatal chilena de petróleo "no tiene la mínima mira de prosperar".

Comentá la nota