Canasta escolar: llega el turno de los libros y manuales.

Las compras comunitarias son una opción para abaratar costos y en la librería Gualamba hay importantes descuentos para esa modalidad, indicó su propietario Braulio Sandoval. A las editoriales Santillana y Kapeluz pertenecen la mayoría de los libros pedidos en las escuelas.
"La compra de los libros es el último tramo de la escolaridad, porque primero se compran los útiles, la indumentaria escolar y al final los libros" graficó Sandoval, como docente que fue y con años en el negocio de librería.

La "carrera" se corre entre las editoriales Santillana y Kapeluz, a las que pertenecen la mayoría de los libros que se piden en las escuelas, porque son las que tienen promotores que recorren los establecimientos y presentan a los docentes el material de que disponen.

El costo de los libros encarece notablemente la economía familiar, ya que no son "heredables" de un hijo a otro porque contienen material del trabajo que el chico ya utiliza en el año y además a causa de que, con los sucesivos cambios en el sistema educativo "las editoriales tienen fundamentos para cambiar de contenidos y sacar nuevos libros", señaló Sandoval.

Una opción para abaratar costos es la compra comunitaria, que no se practica mucho en capital aunque si en el interior y que tienen un buen descuento en Gualamba porque "en vez de atender a 20 clientes atiendo a uno solo", apuntó.

Comentá la nota