La Canasta Básica de Tucumán es más alta que la del INDEC

Un relevamiento de precios realizado por EL SIGLO dio como resultado una diferencia de casi el 45 por ciento respecto de la medición oficial encarada por el INDEC, al 31 de diciembre de 2009.
El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) dio a conocer ayer el nivel de la Canasta Básica Alimentaria (que proyecta el índice de precios que delimitará la línea de indigencia de una persona o familia tipo), que se ubicó en los 481,85 pesos que un hogar, compuesto por cuatro personas, debió erogar para no caer en la indigencia durante el mes de diciembre.

Sin embargo, de un relevamiento efectivizado por EL SIGLO, que consignó los valores de los principales productos que componen la canasta básica, surgió una diferencia promedio del 45 por ciento de mayor valor que la medición establecida por el organismo nacional.

En este sentido, el diario, a la hora de esquematizar su propia tabla de productos y valores, tuvo como referencia todos los parámetros determinados en la consignación oficial.

Productos y

equivalencias

A continuación, se detalla como fue el proceso de elaboración de las instancias de precios que se enmarcan en la provincia de Tucumán.

En primer lugar cabe señalar que los lugares visitados por este matutino corresponden a importantes supermercados ubicados en el microcentro de la capital. Los montos que se ejecutaron responden a un promedio de precios entre los diversos centros de compras.

Además, la lista de productos confeccionada está íntegramente relacionada con la determinada por el INDEC, la cual se encuentra formada por 25 productos básicos exclusivamente destinados para la alimentación (pan, té, yerba, harinas, leche, carne, entre otras) (VER CUADRO).

En este sentido, todos los comestibles mantienen una correspondencia con los niveles calóricos que una persona (adulto equivalente) necesita consumir por mes para satisfacer sus necesidades vitales. Por ejemplo, un adulto debe ingerir mensualmente unos 6,060 kilos de pan como mínimo. También, su alimentación está basada en 3,930 kilos de hortalizas por mes. Así, cada alimento posee su equivalencia en cantidades a consumir.

Un hogar tipo

Una vez estipulados tales planteos, se debe avocar a ponderar la confección del tipo de hogar que se estudiará en campo. Por ello, es necesario tener en cuenta otro de los datos aportados por la institución tan cuestionada en los últimos años.

De esta manera, la resultante es la siguiente: EL SIGLO basó su análisis en un hogar compuesto por cuatro integrantes: un jefe varón de 35 años, su esposa de 31 años, un hijo de cinco años, y una hija de ocho años. A esta determinante hay que adosar las unidades consumidoras se-gún las necesidades ener-géticas, por lo que, en total, dicho hogar equivale a 3,09 unidades consumidoras o adultos equivalentes.

Al tener en cuenta lo señalado anteriormente, se debe realizar el siguiente cálculo: cada producto o unidad de peso (gramos, kilos, litros) determinado para la consumición familiar debe ser multiplicada por las 3,09 unidades resaltadas. Por ejemplo, los 6,060 kilos mensuales que debe ingerir un adulto por mes, al multiplicarlo por los 3,09 da como resultado 18,72 kilos que una familia de cuatro personas debe comer por mes. Esta operación se realiza con todos los productos indicados, de manera tal que surjan las cantidades a consumir.

Diferencias sustanciales

Para la realización del esquema propio, se tuvo en cuenta el relevamiento de artículos (del mismo tipo) de primera y segunda marca con sus respectivos valores.

Finalmente, una vez que se detallaron todas las instancias, se obtuvieron los siguientes estándares: en cuanto al nivel monetario de los 25 productos de primera marca, el mismo se estableció en los 695,46 pesos, es decir un 44,33 por ciento más caro que el registrado por el INDEC, que fue de 481,85 pesos.

En tanto que el parámetro referencial de los artículos de segunda marca, recavado por EL SIGLO se ubicó en los 643,09 pesos (un 8,14 por ciento más barato que los de primera marca) y un 45,54 por ciento por encima del índice presupuestado por la medición oficial.

Ahora bien, si se desea estipular el nivel de la CBA para un solo adulto equivalente (cuyo coeficiente es de 0,87), se obtienen los siguientes datos: el INDEC sostiene que una persona necesitó de 155,94 pesos para costearse sus alimentos básicos, mientras que el estudio de campo realizado por el diario muestra que, al comprar productos de primera marca, necesitó de 195,80, un 25,56 por ciento más.

Si la medición se establece con los artículos de segunda marca, el nivel de valor es el siguiente: 181,06 pesos, es decir, un incremento porcentual del 16,10 por ciento.

La inflación fue del 0,9 por ciento

Otro de los datos difundidos por el INDEC, en la jornada de ayer, fue el Índice de Precios al Consumidor (inflación) durante el mes de diciembre de 2009). Tal guarismo se ubicó en torno del 0,9 por ciento, mientras que el acumulado de todo el año sólo fue del 7,7 por ciento.

Según consultoras privadas, el índice de inflación en diciembre rondó entre el 1,1 y el 1,8 por ciento. En tanto que una de estas consultoras, Ecolatina, ubicó el parámetro anual en el 15,3 por ciento.

Comentá la nota