“Las canalizaciones y dragados por la razón que se hacen es porque hay empresas que ganan millones”

Para el biólogo Ricardo Barbetti, que dio una charla ilustrada con diapositivas, no es imposible evitar el atropello en el arroyo Balta. “La pretensión moderna es que todo sea en línea recta, además de ganar mucha plata”, criticó.
Este viernes en el Museo “Carlos Ameghino” se realizó una interesante actividad de divulgación que fue abierta pero poco participativa, en relación con una charla ofrecida por el biólogo Ricardo Barbetti, con plena vigencia y actualidad por la discusión existente ante la inminente canalización y dragado del arroyo Balta, que desde el Museo de Ciencias se quiere evitar en resguardo del ecosistema.

La conferencia fue titulada “Todos necesitamos ese paraíso, la belleza del paisaje natural, la vida silvestre de Mercedes, su naturaleza”, y se trataron cuestiones relacionadas con la flora y fauna nativa y su necesidad de ayuda y protección. Ricardo Barbetti, del Museo Argentino de Ciencias Naturales “Bernardino Rivadavia”, se dio una vuelta por la Reserva del Arroyo Balta en la previa de la charla, en la que descubrió algunos secretos del paisaje nativo, sus colores y formas y desmitificó ciertas creencias, relacionadas sobre todo con el daño que se le infringe a ciertas especies y a la naturaleza en general por parte del hombre. El encuentro fue amenizado con la proyección de imágenes en diapositivas en color. Luego hubo tiempo para algunas preguntas y el debate.

“Ganar plata”

Con respecto al problema local del arroyo Balta y la pretensión de su canalización se le preguntó su opinión al especialista. “No voy a dar una opinión sino que voy a hablar de lo que conozco: las canalizaciones y dragados por la única razón que se hacen es porque hay empresas que ganan millones. Esa es la razón básica. Los arroyos existen desde hace miles de años y siempre hubo gente, animales siempre todo funcionó bien, son la forma más eficiente de canalizar el agua de lluvia, a través de los años. La pretensión moderna es que todo sea en línea recta, además de ganar mucha plata. Con la canalización el agua corre más rápido y se carcomen las orillas, es una cosa absurda. Hay gente que tiene sus empresas y se dedica a ello, lo defienden a muerte, no quieren o no saben hacer otra cosa, tienen sus contactos con los políticos y todo armado para el negocio”, dijo y comparó el dragado con la explotación de la energía nuclear y del gas. “Hay mucha gente que se cree que la medida de las cosas es el dinero y si hay un negocio no existe la verdad, la realidad. Son disparates que se justifican. Hay que darse cuenta de que las cosas están así”, dijo y marcó que no es imposible evitar la canalización, teniendo en cuenta que hay detrás una empresa que construye una autopista desde Luján a Carlos Casares: “Hay que preguntarse si es necesario pararlo, si no sería terrible que lo hagan”, dijo.

Entre otras frases que dejó para la reflexión, sobre el final de la charla Barbetti pidió meterse adentro del problema, porque desde afuera parece imposible resolverlo. Y utilizó un proverbio hindú para el cierre de sus comentarios: “El pasado es nada más que un recuerdo, el futuro es nada más que un sueño, lo único que tenemos es este instante sin tiempo del presente que es la eternidad. El presente bien vivido hace que el pasado sea un recuerdo feliz y el futuro un sueño de esperanza”.

“El futuro no está hecho, no se puede hablar de imposibles. Eso hay que tenerlo en cuenta. En lo más oscuro de la noche empieza a amanecer”, marcó de manera esperanzada. La charla recibió un aplauso cerrado de los pocos que se llegaron hasta el salón anexo del Complejo Ameghino Marín.

En la charla, en la que estuvo presente el paleontólogo José Bonaparte (quien presentó a Barletti, con el que trabajó de manera conjunta en el pasado), el expositor aprovechó la oportunidad para difundir su libro y materiales de divulgación, así como también para invitar a las visitas guiadas que realiza en su jardín natural.

Comentá la nota