¿Qué canal están mirando?

Mar del Plata no está "totalmente sin agua", ni tiene por ello más riesgo de dengue que el que puede tener cualquier otra ciudad de la Argentina, ni mucho menos ofrece un panorama de turistas y residentes caminando por las calles "con barbijos en medio de la psicosis de la gripe porcina", tal como, en síntesis -y tomando un poco de cada medio- apareció en las últimas 24 horas en algunos canales de noticias que informan desde Buenos Aires y en más de un diario, también de tirada nacional.
Será que la distancia suele deformar la realidad y exacerba el componente dramático de las noticias, será que el feriado por el 1° de Mayo provocó una carencia de informaciones, lo cierto es que para quienes vivimos en la ciudad -incluso para quienes vinieron a pasar aquí el fin de semana largo-, hasta ahora esa "realidad mediática" muy lejos estuvo de la verdad.

No se trata de negar las cosas: un accidente (o una causa que aún no fue aclarada del todo producto de las urgencias del momento) sacó de funcionamiento el principal reservorio de agua de la ciudad y disparó una emergencia en la provisión del elemento, que está afectando seriamente a alrededor del 10% de los clientes residenciales y comerciales de la ciudad, en los barrios más residenciales y por donde circulan los visitantes habituales y trabajan muchos marplatenses. Como consecuencia, las autoridades ordenaron reducir la presión de bombeo habitual para el resto de la ciudad con la idea de abastecer a los lugares más comprometidos, al tiempo que se organizó rápidamente un esquema de distribución de agua y desde la Municipalidad se hilvanaron -también con celeridad- una serie de medidas preventivas y complementarias para menguar el impacto durante los próximos días. El gobierno provincial en tanto, se mantiene en contacto permanente para asistir en lo que haga falta.

Palabras más o menos, esa es la realidad, que -al menos en las primeras 48 horas- no se extendió más allá de aquellos límites. Podrá evolucionar hacia una solución o aún complicarse, pero siendo rigurosos con el día día informativo, la situación no ha escapado de los parámetros descriptos. De ahí a decir que "toda la ciudad está sin agua" y encima a vincular todo esto con el dengue y con la gripe A como hicieron algunos medios desde 400 kilómetros de distancia, suena cuanto menos a exageración.

Comentá la nota