"Los campos de concentración nazis son símbolos extremos del mal"

El Papa Benedicto XVI calificó los campos de concentración nazis "y todos los campos de concentración" de símbolos extremos del mal, que afloran "cuando el hombre se olvida de Dios, se coloca en su lugar y se cree con derecho a decidir sobre qué es bueno o malo y sobre dejar vivir o matar".
Así lo expresó durante la oración del Angelus, en su residencia estival de Castel Gandolfo.

Durante su alocución, el Papa recordó a los mártires Edith Stein y Maximilian Kolbe, fallecidos en Auschwitz: "De ellos podemos aprender la heroicidad evangélica que nos conduce sin miedo a dar la vida por la curación de las almas".

La judía Stein se convirtió al catolicismo y era monja cuando los nazis la deportaron en 1942 a Auschwitz. Kolbe se sacrificó entregándose en lugar de un padre de familia perseguido por los nazis.

Joseph Ratzinger volvió a combatir ante miles de fieles el nihilismo y el alejamiento de Dios, criticando a los "filósofos e ideólogos, modos de pensar y modelos de actuación, que exaltan la libertad como único principio del ser humano y como alternativa a Dios". En lugar de ello, el Papa aboga por el humanismo cristiano.

Comentá la nota