La Cámpora entregó subsidio a Tita Brivio para el Centro de Salud Mental

En la sala de presidencia de la Cámara Empresaria, la Agrupación La Cámpora entregó el cheque de 40 mil pesos, a manera de subsidio, otorgado por la Presidencia de la Nación, como un aporte para acompañar la construcción del Centro de Día de la Asociación Tandil para la Salud Mental.
Previo a la entrega, Rogelio Iparraguirre, máximo referente de la agrupación política, afirmó que “son subsidios que otorga la presidencia de la nación, a distintas entidades y Ongs que trabajan en obras para la comunidad, y en este caso, cuando vemos como trabajan las socias de la entidad, no podemos estar ajenos a prestar nuestro granito de arena”.

Agregó que “los tandilenses sabemos del trabajo de Tita y su equipo, y hasta da un poco de vergüenza ser la voz del estado, porque cada estamento debería trabajar en obras de este tipo, y acompañarlas”.

También efectuó una mirada local, indicando que “el estado municipal tiene una deuda con la salud mental y debería acompañar también este trabajo de Tita Brivio a quien tenemos que agradecer por su trabajo y tesón para poder avanzar en este proyecto”.

En tanto, Tita Brivio, que expresó su enorme agradecimiento al conocer este subsidio, dijo que “seguimos en carrera, como siempre, luchando para poder finalizar esta obra y por suerte van apareciendo personas que nos apuntalan con esta clase de subsidios, tan importantes para nosotros”.

Contó a su vez que “llegamos al 70 por ciento del edificio construido y se acaba de terminar con todo el revoque interno, que podremos pagar con estos 40 mil pesos que nos entregaron hoy”, y adelantó que “nos falta cobrar 60 mil pesos de la venta del terreno del MID, que nos permitirá hacer los servicios, ahora el Diario El Eco empieza una campaña para el piso y después Radio Tandil otra Maratón como la del año pasado que sacamos 25 mil pesos para el cielorraso”.

Finalmente, dijo que “para el equipamiento, soy pragmática, tengo una sobrina que tenia venta de muebles y esta en contacto con la fabrica, así que vamos a ir a comprar lo que haga falta. Y los placares los tenemos, pero hay que armarlos. Sin contar con esto, gastamos 200 mil pesos y el edificio vale un millón”.

Comentá la nota