El campo se vuelve a levantar desde Paraná

La crisis internacional se instaló en el país para seguir con la recesión iniciada con la asunción de la Presidente, que detonó con la protesta que el campo promovió durante cuatro meses, sin haber podido lograr ser escuchado, salvo por el vicepresidente que anuló las famosas retenciones móviles.
Pero la situación está peor que antes.

Desde la Quinta de Olivos se comenzó a resignar la impericia con el anuncio de la baja de retenciones ínfimas al trigo y al maíz, pero eso nada resuelve, ni para ingresar dinero a las arcas nacionales, ni para animar a los trabajadores de la tierra a vender los frutos de tanta tarea con desventajas constantes en tiempos duros.

En tanto, la soja continúa muy irregular y tan lejos de la gloria de comienzos de año desaprovechada por el Gobierno nacional, que tuvo un vaivén notorio entre el viernes y este lunes en Chicago, cerrando en 287 para clausurar la semana y abriendo con 302 dólares desde el mercado a futuro que comanda el ritmo del planeta. Tocar las cifras de hace más de un año, hace que la imprevisibilidad de la coyuntura, aporte más inquietud a los productores argentinos, mientras parece que la señora de la Casa Rosada, emplearía entre tantas palabras un anuncio insuficiente, pero algo más razonable para los tiempos que corren, si es cierto que se bajarían las retenciones a la oleaginosa en cinco puntos porcentuales (ver página 2). Esperan en los silos bolsa diez millones de toneladas para ser vendidas, que con una anulación del impuesto extra del Estado, podrían representar una inyección preciosa de dólares, pero desde el lecho presidencial casi vencidos quieren seguir confrontando, en vez de sumar para el beneficio de todos y con algo que podría ser concreto y no descabellado como la propuesta de alcanzar el primer cero kilómetro en medio de la debacle económica mundial, o incluso intentar atraer capitales sin blanquear su origen - lo cual fue criticado duramente el fin de semana por el titular de Confederaciones Rurales Argentinas, Mario Llambías, en Trenque Lauquen- con lo que la instalación del narcotráfico en el país sería más sencilla que ahora.

El fracasado tercer acuerdo lácteo, que intentaba pagar un peso por litro de leche a los tamberos, dará una nueva sorpresa en la semana entrante, cuando muchas de las industrias que pagaron en promedio 82 centavos en noviembre, presenten liquidaciones por unos 70 céntimos, con lo que se pasaría a estar peor que hace un año, cuando se habían bloqueado las plantas en el primer paro nacional a CFK.

Por todo esto y mucho más del sector cárnico y las economías regionales, hoy a partir de las 18 horas, los hombres de campo de Entre Ríos comenzarán a concentrarse frente al túnel subfluvial, para que el miércoles sin comercialización en la vecina Provincia, se dé inicio a las 11 horas a un gran acto público encabezado por Alfredo De Angeli, en el que participará el rabino Sergio Bergman.

La espera del campo continúa, pero ya se comienza a poner de pie una vez más, ofreciendo potencia de trabajo, pero necesitando respaldo, reglas claras y previsión.

Comentá la nota