El campo tucumano visualiza un futuro oscuro

El campo sigue en marcada oposición con la política agropecuaria nacional, porque no observa que las medidas que anuncia el gobierno permitan una mejora en los niveles de rentabilidad de las principales producciones del país. En tucumán, la idea de que 2009 sera un año complicado para el agro es generalizada
“Sin duda, todo indica que 2009 será un año muy complejo. La situación económica y financiera a nivel internacional se ha vuelto mucho más dura y eso se va a replicar en nuestro país”. El vaticinio fue formulado por el presidente de la Sociedad Rural de Tucumán (SRT), Víctor Pereyra, quien cree que el intervencionismo del Estado argentino debe cesar de inmediato.

“La Argentina no podrá eludir el impacto de la crisis internacional que, al afectar economías como la de Estados Unidos, Europa y China, genera una retracción en la demanda, que cae fuertemente, y no sólo para los granos”, remarcó. “La Argentina, como país exportador, se verá perjudicada. La recesión mundial ya se siente en estas tres regiones económicas, lo que se traducirá en una reducción en la liquidación de divisas, y en una posible rotura en el superávit primario y comercial”, advirtió.

- ¿Subsiste el malestar en el campo?

- A nivel nacional, y en lo que respecta específicamente al sector, se continúa con la situación de malestar a pesar de todas las medidas anunciadas por el Gobierno. El problema radica en que se toman medidas en forma inconsulta y sin pensar en un programa de largo plazo. El sector está esperando que se lo llame para hablar, para encontrar una manera para mitigar esta onda expansiva que ha generado la debacle mundial.

-¿Cómo observa el accionar del Gobierno provincial?

- Fundamentalmente, las políticas son de orden nacional. Uno quiere esperanzarse en que de una buena vez por todas se decida en conjunto. Esto sería bueno no sólo para el sector, porque acordar implica beneficios para todos, y para el Gobierno también.

- ¿Es delicada la situación de los productores?

- En lo que respecta a las retenciones, siempre dijimos que estaban asentadas sobre precios que eran irreales. Ahora la situación es muy delicada, porque subieron los precios de los insumos, mientras que los commodities han bajado un 50%. Con la coyuntura actual, el campo no aguanta ni siquiera un punto de retenciones. Nosotros queremos un nivel de retenciones cero, que cese el intervencionismo y que se liberen las exportaciones. Queremos que se cree esa cadena productiva que la Argentina necesita, para que, de esta forma, ingresen las divisas internacionales. Hay que recordar que cuando el campo andaba bien, toda la economía funcionaba bien. Seguimos esperando el llamado de parte de las autoridades, pero está claro que no hay mucha esperanza de que la situación cambie por parte de ellos. Justamente las últimas medidas se tomaron en forma totalmente inconsultas, en forma unilateral. Esto es lo que realmente no le conviene a nadie, ni al sector ni al país en general. Sobre todo en un contexto donde se toman medidas como la de la extinción de las AFJP y la legalización del blanqueo de capitales, sin que medie explicación alguna sobre el origen de los fondos. Estas decisiones hacen tambalear la figura de nuestro país a nivel internacional.

- ¿Cómo se sienten los efectos de la crisis?

- La ganadería, la lechería y la producción de frutas en el sur del país ya están sintiendo fuertemente el golpe de la crisis. Es una lástima que el país no haya aprovechado la época de bonanza que vivimos para prepararse, armando por ejemplo un fondo anticíclio, como lo hizo Chile.

Comentá la nota