Campo tucumano: "la Nación no leyó el mensaje de las urnas"

El diputado electo y referente de los productores autoconvocados, Juan Casañas, y el titular de la Federación Agraria, Miguel Pérez, llegaron a esa conclusión.
El nuevo fracaso en las negociaciones entre el Gobierno nacional y la Mesa de Enlace, tras la reunión que mantuvieron el viernes las partes, en el marco de la ronda de diálogo convocada por la presidenta Cristina de Kirchner, podría derivar en un conflicto similar al de 2008, según advirtieron a EL SIGLO referentes locales del agro. La decisión del Poder Central de "no tocar" el tema de las retenciones móviles a la soja, terminó eclipsando las medidas anunciadas a favor del sector, como la apertura total de las exportaciones de trigo y maíz, la reducción del encaje para la venta de carnes al exterior y los subsidios para la producción de novillos. "Lamentablemente el desenlace de esta reunión, que era absolutamente previsible, terminó confirmando que el Gobierno nacional no leyó el resultado de las elecciones del 28 de junio y sigue con un autismo político alarmante, aplicando parches para tratar de resolver la crisis terminal que sufre el campo argentino", disparó el referente de los ruralistas autoconvocados y diputado nacional electo, Juan Casañas. Casañas, uno de los 13 miembros provenientes del sector agropecuario con los que contará el próximo Congreso de la Nación, advirtió que "si el país se sigue hundiendo por culpa de estos desaciertos, puede volver a estallar un conflicto como el de 2008. Sobre todo teniendo en cuenta que no hay ninguna solución a la vista para las provincias más afectadas por la sequía, como Santa Fe, Corrientes, Chaco, La Pampa, Norte de Córdoba, Misiones, Formosa y Entre Ríos, que están en emergencia respecto a la producción de carne, leche, girasol y soja y necesitan subsidios de manera urgente", precisó. Advierten que falta madurez Según el parlamentario electo por el Acuerdo Cívico y Social, "el PEN está hablando de diálogo, pero realmente no tiene ninguna intención de escuchar ni de encontrar soluciones de fondo para campo mediante el consenso. No alcanzó un grado de madurez este Gobierno, que perdió totalmente la credibilidad dentro y fuera del país, lo que hace mucho más grave esta situación, porque nadie se anima a invertir en un país que no tiene seguridad jurídica ni reglas de juego claras respecto al modelo económico", sentenció. Consultado sobre la negativa de la Nación a tratar una rebaja en el esquema de retenciones, el dirigente opositor disparó: "El Gobierno debería bajar el excesivo gasto público, pero como no lo quieren hacer, siguen sosteniendo la política confiscatoria de las retenciones móviles. Si no hay solución en Santa Fe, por ejemplo, 30 mil familias se quedarán sin fuentes de ingresos, pero a la Nación pareciera no importarle", concluyó. Por su parte, el titular de la Federación Agraria de Tucumán, Miguel Angel Pérez, admitió que desde el sector eran escépticos respecto a la posibilidad de un acercamiento con el Gobierno en la reunión del viernes último. Sospechábamos que las medidas que anunciarían serían nada más que nuevos parches y maquillajes que no sirven para nada, y no nos equivocamos", sentenció. El ruralista sostuvo que "no hay una manifiesta intención de la Nación de solucionar los problemas de fondo del campo argentino", que, según aclaró, "no pasan sólo por las retenciones, sino también por la leche, la ganadería y, principalmente, por las economías regionales". Reclaman un cambio de rumbo Al igual que Casañas, Pérez afirmó que "la Presidenta no sabe leer la situación que vive el sector agropecuario, donde reinan el malestar y el desasosiego, ni tampoco supo interpretar el mensajes de las urnas, porque el 28 de junio, cuando la gente le dijo basta a este modelo. El campo necesita soluciones urgentes, hay que rectificar el rumbo económico del país cuanto antes, porque ya se hizo mucho daño con las mentiras del INDEC y de Guillermo Moreno, que fracasaron", espetó. Además, advirtió que "si no hay una voluntad de cambiar con hechos políticos concretos y a largo plazo este esquema, en cualquier momento puede estallar un conflicto más grande que el de 2008. No puede salir adelante un país en el que los productores siembran y arriesgan, mientras el Estado solamente cobra impuestos y realiza retenciones sobre las magras ganancias del campo", agregó. Pérez estimó que la Mesa de Enlace local podría reunirse a mediados de la próxima semana "para evaluar una serie de medidas que luego serán transmitidas al Gobierno provincial, partiendo de un reclamo para que baje la presión impositiva. También hay que comenzar a hablar en serio sobre cómo resolver el problema del precio de la caña de azúcar, porque no se están cumpliendo los acuerdos firmados con los industriales", dijo.

Comentá la nota